edición general
436 meneos
3652 clics
Muere Allan McDonald, el hombre que no quería que el ‘Challenger’ despegara

Muere Allan McDonald, el hombre que no quería que el ‘Challenger’ despegara

Muere el ingeniero que fue degradado tras advertir sobre los riesgos de lanzar el cohete con un clima extremo. Fallecieron sus siete tripulantes.
Hace un poco más de 35 años, el transbordador Challenger se destruyó en una tremenda explosión, 73 segundos después de su despegue, a la vista de medio mundo y de algunos familiares de los siete astronautas.
Entre los centenares de ingenieros y técnicos que servían de soporte al lanzamiento había al menos dos que albergaban negros presentimientos.

| etiquetas: challenger , mcdonald , obituario
213 223 3 K 432 ciencia
213 223 3 K 432 ciencia
Comentarios destacados:              
#13 El libro "The Clean Coder" comienza precisamente hablando de lo que pasó en el Challenger. No fueron sólo dos ingenieros de Morton Thiokok los que tenían sospechas, enviaron memos internos con datos sobre las temperaturas y los elevados riesgos. Esto es lo que dice Robert C. Martin, autor del libro, al respecto:

Despite all the protest and memos, and urgings of the engineers, the managers
believed they knew better. They thought the engineers were overreacting. They
didn’t trust the engineers’ data or their conclusions. They launched because they
were under immense financial and political pressure. They hoped everything
would be just fine.
These managers were not merely foolish, they were criminal. The lives of seven
good men and women, and the hopes of a generation looking toward space
travel, were dashed on that cold morning because those managers set their own
fears, hopes, and intuitions above the words of their own experts. They made a
decision they had no right to make. They usurped the authority of the people
who actually knew: the engineers.


Es una parte que cuando la leí me dejó marcado, porque precisamente el libro va sobre la profesionalidad de los ingenieros (informáticos en este caso) en el trabajo, y por qué no se nos ve como profesionales. La gente de traje y corbata no ve a la gente de la bata blanca como profesionales sino como herramientas, pero por desgracia ellos son los que tienen el poder de tomar decisiones sobre lo técnico.
Gran frase con la que termina el obituario y que atribuye al ingeniero: “El tiempo atenúa el arrepentimiento por las cosas que hicimos. Pero el remordimiento por las que no hicimos es inconsolable”.
#2 Yo pensé lo mismo... xD
#11 ¿Puedes explicar el chiste? ah, ya. McDonald.
curiosamente el mismo chiste tonto, ultranegativizado en #2, y votado positivo en #10
¿Alguna explicación?
#41 Siendo un chiste de mierda, la verdad es que el segundo está formulado con bastante más gracia que el primero.
Pues para ser El País, el artículo está bastante bien explicado,
#3 El País podrá ser el gabinete de prensa del PSOE y por lo tanto hay que creerse la mitad de la cuarta parte de lo que leemos en él, pero a nivel de redacción y calidad explicativa les da mil vueltas a todos los periódicos digitales que tanto gustan en menéame (a juzgar por la cantidad de portadas).

Firmado: uno que se dedica a eso (no al periodismo, a la redacción de textos)
#4 ¿Qué piensas sobre el magacín XL Semanal? Es/Era uno de mis favoritos.
En mi humildre opinión ha ido bajando la calidad conforme iban cambiando de diseño.
#12 No sé si se sigue editando en papel, hace muchos años que no veo un ejemplar en papel de la revista, pero en la versión digital siguen manteniendo un nivel aceptable (yo creo que porque siguen manteniendo en nómina a un par de personas que se leen los artículos y les corrigen los errores antes de publicarlos).

Una de las desventajas de la desaparición del papel es que muchos correctores han sido remplazados por becarios o directamente eliminados a juzgar por las patadas al diccionario que se leen a diario en vozpopuli, público, el dario, etc.
#3 Porque esta escrito por Rafael Clemente. Ingeniero industrial y fundador y primer director del Museu de la Ciència de Barcelona (actual CosmoCaixa).
#3 Me han faltado muchos detalles que conocía de leer sobre el asunto en ocasiones anteriores (sobre cómo funcionó todo el proceso de toma de decisiones, algo que me suele interesar bastante cuando se trata de ingeniería), pero me ha sorprendido el detalle sobre el viento helado, o no lo conocía, o lo tenía olvidado.
#3 Si, te doy toda la razón.

Lástima que se haya convertido en un medio más (nunca dejó de ser una de las patas más sólidas del Régimen del 78 con papi Polanco).

Tuvo la oportunidad y pudo haber servido a una oposición anti-reaccionaria con rigor como el que ha utilizado en la redacción de este artículo.
Enero de 1986.
Yo era muy pequeño, pero recuerdo las últimas palabras que quedaron registradas en la caja negra: "Ya estamos en el aire y ha pasado el peligro. Dejadla que conduzca ella un rato".
#8 Buen chiste, pero aquí son ganas de jugar al beisbol, buena suerte...
#14 hostia, buen chiste cuando explotó el challenger, pero hace décadas que éstas mierdas dejaron de hacer gracia en general, no solo por ser tan cansinas y repetitivas...
#17 Pues a mi me ha hecho gracia

(F, creo que el entrenador ha dicho que salga)
#20 A mí me hizo gracia cuando lo oí con 15 años hace 20 años, pero pensé que la gente había evolucionado un poco
#23 La gente puede evolucionar todo lo que quiera, pero seguirá siendo humana, y por mucho tiempo que pase, ver caerse a alguien seguirá haciendo gracia así como meterse con otros colectivos.
#14 He venido a jugar.
#15 Esa es la actitud! :-D
#8 por menos se han dado strikes en este lugar
#26 Bueno, ese es su problema, no el mío. Si no me entretengo en esta web, lo haré en otra. Internet es muy grande.
#27 Esa es la actitud! Y no la de esos llorones que luego vienen a contar sus strikepenas
#34 hola, estoy, otra vez, de vuelta
#8 Estaba tan destrozada que para otros el último mensaje era: "¿Para qué servirá este botón rojo?"
Gran científico y mejor hamburguesero.
El libro "The Clean Coder" comienza precisamente hablando de lo que pasó en el Challenger. No fueron sólo dos ingenieros de Morton Thiokok los que tenían sospechas, enviaron memos internos con datos sobre las temperaturas y los elevados riesgos. Esto es lo que dice Robert C. Martin, autor del libro, al respecto:

Despite all the protest and memos, and urgings of the engineers, the managers
believed they knew better. They thought the engineers were overreacting. They
didn’t trust

…   » ver todo el comentario
#13 y a peor, el ejemplo del 737 Max sin ir más lejos
#13 Hicimos un estudio sobre este caso, precisamente.

Al final nadie fue juzgado o culpado. Aunque los ingenieros dieron la alarma, no tenían datos ciertos sobre el problema. Los directores, sin datos ciertos, no pueden tomar decisiones. Porque retrasar el vuelo son millones de dólares gastados.

Sin datos ciertos, no se pueden tomar decisiones ciertas. Así que se sigue el plan. Hicieron su trabajo correctamente. Esa es la conlcusión a la que llegaron.

Obviamente el sistema estaba mal y se cometieron errores, pero todo el mundo hizo lo que se esperaba de ellos. Pero las cosas salen mal...

Es difícil de entender, pero tiene su sentido.
#22 Es fácil de entender si se da otro punto de vista.
¿En los cientos de lanzamientos que históricamente ha efectuado la NASA, en cuantos de ellos hubieron advertencias y comunicados de los ingenieros o técnicos sobre el riesgo de realizarlo en ese momento y sin embargo finalmente todo fue como la seda?
Ésa es la información que nos falta...
#33 Quizás aqui encuentres lo que buscas:

danielmarin.naukas.com/2016/01/26/los-accidentes-del-transbordador-que

Esta actitud laxa con respecto a la seguridad se repetiría al normalizar la colisión de fragmentos de hielo procedentes del tanque externo (ET) contra el escudo térmico durante el lanzamiento, otra clara violación de las especificaciones del diseño del shuttle que nunca se solucionó y terminaría por condenar a la tripulación del Columbia en 2003.
#33 es que creo que ese es el punto. ¿Cuántas cosas pueden ir mal en un lanzamiento? Miles.

Si la seguridad fuese del 100%, ¿qué coste tendría? No se podría costear.

Se asumen riesgos...y todo el mundo lo sabe.

A mi me parece terrible, pero la lógica es aplastante. Es como un general cuando manda la gente a la guerra. Van a morir muchos, pero hay que seguir.
#39 La seguridad siempre es del 100%, luego están los accidentes y fatalidades
#22 En la película "The Callenger Disaster" aparece Feynman como héroe de la comisión de investigación. El papel de los gerentes fue lamentable. Se valoró más el aspecto político que la parte científica.
De todas formas pero no recuerdo que la película, de financiación de Reino Unido, cuente el papel de McDonnald. No sé que nivel de fidelidad a los hechos tendrá.

La Asociación Americana de Ingenieros Civiles subió un vídeo con la presencia de Alan comentado la situación que vivió:
www.youtube.com/watch?v=QbtY_Wl-hYI
#22 En España la culpa hubiera sido de los astronautas, que no te quepa duda.
#22 Es que no deberían tener datos ciertos sobre los problemas si no sobre la viavilidad del vuelo
#13 Lo mejor de la comisión de investigación fue Richard Feynman y sus demostraciones. Los números con los que jugaba la NASA no tenían nada que ver con la realidad -podían haber estado lanzando lanzaderas décadas sin que hubiera un accidente, cuando la probabilidad real de un accidente era muchísimo mayor-.

Los resultados los sabemos todos, y más sabiendo que seguramente más que una lanzadera espacial con la tecnología de entonces habría compensado algo estilo Orión/Red Dragon/etc.
#25 no era muy cierto, los tres primeros trasbordadores eran más resistentes que los siguientes, que se adelgazaron para reducir costes y aumentar la carga útil, pero la tecnología de entonces ya quería poner un motor nuclear en el trasbordador, fue una patada adelante a que el motor químico del trasbordador se sustituyera por uno nuclear.
Por eso se mantenía con esos costes inmensos tanto del diseño como usar hidrógeno líquido, para dar paso a los motores nucleares entrando y saliendo del espacio(el primer diseño de transbordador era un transbordador orbital, no sería un equipo que se lanzara de la tierra en todas las misiones.).
#44 No sé yo si iban a dejar que pudiera llevar un motor nuclear, aunque hubo satélites equipados con eso. Todavía recuerdo la que se montó en 1997 cuando lanzaron a Cassini-Huygens, aunque la sonda llevara RTGs que no tienen nada que ver con un reactor nuclear.

El problema fueron los costes. Hay ilustraciones de la época en las que la lanzadera sería cargada y mantenida cómo un avión de carga, nada que ver con la realidad.
#49 con la evolución del Phoebus, del SNPO, eso sería medio posible, en atmósfera sería un reactor atmosférico, el reactor calentaria aire, limitado a los 20.000 MW pero sin usar propelente a bordo, luego aire e hidrógeno aumentando la potencia de los del reactor para aumentar velocidad en poca atmósfera y finalmente hidrógeno volviendo estar limitado a la potencia del reactor.
Aunque el concepto de transbordador nuclear primigenio, de la NASA, es orbital, posiblemente se ensamblaría en órbita,…   » ver todo el comentario
#51 El proyecto NERVA, supongo. A la larga vamos a necesitar cohetes nucleares si queremos ir más allá de Marte.
#25 a toro pasado todos somos Richard Feynman :troll:
#13 Grande Robert!!!!
Me imagino las reuniones :
Eres muy negativo, esa no es la actitud correcta, tienes que estar alineado con las decisiones de gobernanza,..
Ayns..
#31 ¡Me acabas de recordar a mi antiguo jefe, que cabrón ! xD xD xD
Esta historia me ha recordado una parecida que vivi cuando trabajaba en una empresa nordica. Los chachi managers queria sacar una super funcionalidad que no estaba probada y el ingenerio software jefe decia que no estaba lista, la respuesta fue: "Hay que salir al mercado antes que la competicion". Cuando llegaron unas olimpiadas recientes, el admin de turno activo la super mega funcionalidad y .... tachan..... la mitad de la ciudad se quedo sin cobertura :-D
La serie de Netflix sobre el Challenger es muy buena. La recomiendo al 100%.
Tampoco contarán como muertos por el capitalismo en su desesperada carrera por superar a la Unión Soviética en el terreno aeroespacial
comentarios cerrados

menéame