edición general
  1. @aversion2.1 Te acompaño en el sentimiento, sé lo duro que es cuando un ser querido está con una pata en la tumba.

    Dicho esto, te animo a considerar que la muerte forma parte del juego de la vida. Tu gatica es bastante mayor y lo sintomas suenan a que se marcha (suelen dejar de comer, por ejemplo). No es fácil, pero hacer ver a la nena que no es una tragedia ni nada malo, que es lo que es, el ciclo de la vida misma.

    En al antiguo Tibet, no sé como será ahora, los niños formaban parte activa de los funerales. No crecían traumatizados, crecían sabiendo una de las cosas más indiscutibles de la vida, la impermanencia.
  1. @ailian qué bonita palabra: impermanencia. Bien traída. Sí por cierto.
  2. @ailian siempre he aceptado la muerte (natural), como dices, es lo que tiene la vida. Me gustaría saber trasmitir a mis hijas tranquilidad ante eso. Pero es difícil, supongo q lo mejor será el ejemplo, sin más.

    Me duele ver así a la bicha, pero como le he dicho hace un rato a la veterinaria: tiene 17 años. Quiero q viva bien, q no sufra. Si aguanta un año, dos años más, genial, pero que sea porque está bien.

    Parece q hay tratamiento para lo suyo, por cierto, por lo q hay esperanza. Pero, con su edad, puede fallar cualquier otra cosa en el proceso.

    Ya se verá!!

    Y lloraré y me dará mucha pena. Pero hay que saber dejar marchar cuando es necesario.

    Creo q ya conté q a mi abuela "le di permiso" para morirse :-P Estaba hecha un asquito, pobre, pero ahí estaba, en el hospital, conectada a todo lo conectable, sin poder comer ni beber desde hacía días. Hablaron de sedarla. Antes de eso pude "hablar" con ella (nos entendíamos muy bien con muy poco). Así que me aseguré de q estaba bien, no tenía miedo, el balance de su vida era estupendo y de que estaba hasta el gorro y cansada. Y le dije q entonces, q estaba haciendo, q nos dolería, pero q adelante. A la media hora... Paz.
    1. @aversion2.1 Maravilloso lo de tu abuela. Un abrazote y mucho ánimo!

menéame