edición general
  1. @Tuatara gracias por explicar algo que debería ser obvio para cualquiera. De verdad, estoy leyendo cada cosa que me flipa, y creo que el motivo es esa enfermedad del urbanitismo extremo crónico.
  1. @Omóplato Si la gente se fijase en las imágenes... Vería coches viejos de gente que salva un colchón y la nevera. Mesas y una lámpara. No hay chalecitos de diseño industrial con un precioso mercedes descapotable. Debería saltar a la vista que es gente que vive al día. Ni tiempo ni ganas ni capacidad para registrar microterrenos con casas que ya eran de sus abuelos. A alguien con recursos, nos cuesta un montón de papeleo registrar y unir y poner al día esos miniterrenos. Un cristo burocrático en el que se va dejando más dinero que el que cuesta la finca, y se hace casi más por sentimentalismo y que no te robe el terreno un avispado alemán que otra cosa.
    Supongo que la gente tiene en mente las zonas más chachi-guays de Canarias, que son las que se suelen visitar de vacaciones. Nadie va a ver una finca con chumberas e higos. Pero para esa gente eso era su todo. Y ahora no tienen nada.
    Y como su todo realmente no era mucho, nadie hará nada por ellos tampoco. Por eso el pobre no sale de pobre nunca.

    Hacen falta muchísimas tazas de empatía.

menéame