edición general
  1. Buenos días a todos.
    Me gustaría reflexionar, hoy viernes, sobre la "cultura de la cancelación".
    Gente: esto es malo, malo de cojones y alguien debe empezar a decirlo. ¿Por donde empiezo?
    Lo primero, es la versión evolucionada y blanqueada del bullyng. La cancelación no busca dialogo, no busca diversidad de opiniones, no busca razonar. Busca amedrentar a todos los que no piensas como los seguidores de la corriente, poniendo una mordaza en sus bocas, buscando el estigma.
    Lo segundo, es lo peor del Macartismo que está entrando en la democracia por la puerta de atrás. Para los más jóvenes el Marcartismo fueron declaraciones, acusaciones infundadas, denuncias, interrogatorios, procesos irregulares y listas negras contra personas sospechosas de ser comunistas en los 50 en EEUU (lugar del que viene la cultura de la cancelación). Es una caza de brujas,
    Lo tercero, se mea y caga en la presunción de inocencia. Marca a las personas, crea juicios sociales paralelos sin garantías. Culpable hasta que se demuestre lo contrario. Es lo ante opuesto de una sociedad justa y plural.
    Cuarto. El fin no justifica los medios. Nunca. Mucho ojo en no convertirnos en lo que pretendemos detener.   media
  1. @belfasus Esto de la cancelación también tiene cosas buenas. Por ejemplo, desde que se lo aplicaron a Kevin Spacey nos hemos librado de que nuestros amigos físicos nos intenten convencer de lo buena película que es K-Pax. O que repongan por enésima vez la infumable American Beauty.
    1. @harapo Confiesa, tú tampoco entendiste la escena de la bolsa,
  2. @belfasus Y quinto: toma a la gente por imbéciles, que es lo mismo que mearse en la democracia. "Si algo no me gusta hay que hundirlo bajo tierra y que no se vea, no vaya a ser que influencie a otras personas". Desprende un tufo a superioridad moral y totalitarismo que echa para atrás.
  3. @belfasus venga, pues vamos a empezar el flame del día.

    A mí todo esto me parecería bien si no fuera porque mucha de la gente que se queja amargamente de la cultura de la cancelación, también dice que:

    - La mayoría de los delitos los cometen los inmigrantes o gente con ciertos colores de piel.
    - La brecha salarial no existe, las mujeres cobran menos porque tienen menos capacidad.
    - Se esta perdiendo el romanticismo y ya no se puede acosar piropear a las mujeres.

    Podría seguir pero creo que el perfil está bastante claro.

    Y es irónico que una parte de la sociedad que lleva siglos cancelando a todo el resto, ahora llore amargamente porque han empezado a cancelar a los suyos.

    Y no digo que por eso esté bien, pero virtiendo aún más odio sobre el resto de la sociedad, esto no se va a solucionar, lo ideal sería que empezasen de una puta vez a comportarse de la misma manera que luego esperan ser tratados.
    1. @DavidElNoHomo

      Tienes razón en algunas cosas de las que dices oh gran NoHomo supremo.
      Pero la verdadera pelea aquí, es si defendemos, la diversidad de opiniones, la pluralidad de ideas, el poder dialogar con otros que piensas de otro modo de una manera civilizada. O si decidimos llamar a todos "nazis", "fachas" "comunistas" "rojos" o cualquier calificativos que quieras poner en el comodín de los calificativos que mata el intercambio de ideas.

      ¿Es una idea de hippies pasada de moda? Tal vez.

      Pero prefiero esa idea a las purgas, los juicios paralelos y otras barbaridades que se hacen, se han hecho y se harán, solo porque "estoy del lado del bien".
      Combatir el fuego con fuego rara vez trae más que fuego y daños colaterales.
      Voy a hablar de Dolores Vázquez, porque merece que se hable de ella. "El rostro del mal" lo llamaron.
      Esta señora sufrió una cancelación, un juicio paralelo, una injusticia social que ningún ser humano se merece. ¿Y todo para qué? ¿Para que podamos justificar que como alguien para nosotros es "nazi" "facha" "rojo de mierda" "comunista" o "anarquista" le debemos meter una cancelación entre pecho y espalda porque somo abalices de la verdad?
    2. @DavidElNoHomo, vertiendo.

      Puta.
  4. @belfasus Lo malo de la llamada "cultura de la cancelación" es que es la justicia de la turba. La turba no piensa, no investiga, no respeta la presunción de inocencia. La turba va al titular, y no profundiza.
    Claro, dentro de la llamda "cultura de la cancelación" hay muchas cosas que realmente deben ser canceladas. Hay personajes que deberían estar en prisión hace años.
    Pero también habrá personajes cuyas frases se hayan sacado de contexto, o que simplemente sean inocentes. Todo eso a la turba le da igual.

    Pero la turba es la que paga. el dinero es quien decide, por eso la justicia de la cancelación está ahí.

    Algo incomprensible para mi, es que algunos sean tan estrictos para vetar a ciertos artistas, pero luego si un político roba, y además está condenado, entonces ya no son estrictos. Entonces ya son comprensivos.

    Cuervo ingenuo hablar con lengua de serpiente

    menéame