edición general
  1. Buenos días a todos.

    A mi las pelis de zombies nunca me han llamado mucho la atención. Pero tengo un amigo que le encantan porque según él en realidad George A. Romero estaba haciendo un retrato de la humanidad en su crudeza.
    El gilipollas al que le muerden y se lo oculta al grupo.
    El gilipollas que no se cree que los zombies sean para tanto.
    El gilipollas que solo piensa en si mismo y no en trabajar en grupo
    El gilipollas que en medio de un holocausto zombie se dedica a robar, saquear, matar y poner palos en las ruedas a los no infectados.
    El gilipollas que muere por hacer un documental.

    Estos comportamientos siempre me parecieron exagerados, como si Romero fuera un cínico que odia a la humanidad.

    Pero entonces:

    Llega una plaga mundial: Hay negacionistas y antivacunas.
    Un volcán entra en erupción: Las autoridades deben pedir a la gente que deje de ir hacia el volcán a hacerse fotos.

    ...y es ahí es cuando mi amigo me pone un mensaje y me dice: ¿lo ves?
    Y yo tengo que asentir y decir "lo veo", tú tenias razón. Y Romero también.

    Desde aquí me quito el sombrero ante George A. Romero (1940-2017). Nos conocías mejor que nadie amigo.
  1. @belfasus el cine y la literatura sobre zombies es, con mucha diferencia, la que mejor capta la esencia del ser humano. Me hacen mucha gracia esas películas en las que surge una amenaza (extraterrestres, ponle) y el mundo se une bajo el liderazgo de un gran hombre (Will Smith, pongamos) y todos a una, cual Fuenteovejuna, colaboran como nunca jamás han hecho en toda la historia de la especie.
    La realidad es que si surge una amenaza exterior el país x tratará de aliarse pidiendo a cambio que aniquile al país y (desde los niños a los viejos), que el país b aprovechará un descuido para lanzar todo lo que tenga contra el país h y decir que fueron los c.
    Si algo tiene nuestra especie es que es avara y que el rollo de pertenencia al grupo no lo hemos superado ni de coña.
    1. @lamonjamellada

      ¡Cuánta razón tienes!
      Romemo ya explicó en varias entrevistas que el auténtico monstruo de sus películas no eran los zombies, si no los humanos. Él veía a los zombies como un desastre natural, algo que está ahí pero no tiene maldad, simplemente sucede. Y al suceder saca a la luz la verdadera naturaleza monstruosa de la raza humana.
      Siempre he preferido pensar que Romero era demasiado cínico, pero lo cierto es que, tras los acontecimientos de estos últimos años, y la respuesta de parte de las humanidad ante lo que ocurre, empiezo a pensar que este hombre nos conocía mucho mejor de lo que yo creía conocernos.

menéame