edición general
  1. previosuly: @ailian

    He probado los nombres que me habéis dicho, en estricto orden de aparición. Estos son los resultados:

    Quevedo: se ha levantado y ha venido.

    He pensado, bah, porque estaba ahí aburrío y cualquier cosa que hubiese dicho habría venido.

    Luego se ha vuelto a su sitio, tal y como estaba antes de llamarlo (mismas condiciones, que estamos asiendo siensia) y he probado el resto. Aquí sus reacciones, traducidas del canino:

    Klaatu: "esto no va conmigo".

    Don Mauricio: "será el cura del pueblo".

    Antonio: "es buen momento para lamerme las pelotas".

    Chanti: "pues parece que va a llover...".

    Señor Ramón: "no sé que le pasa a este tio raro que conocí ayer, pero bueno, por lo menos me da de comer".

    Chiquivigo: "ladraría si fuera un perro ladrador, pero la verdad es que soy un perro Zen".

    Luego he probado de nuevo de manera aleatoria, siempre con el mismo tono. Solo con "Quevedo" me mira o directamente viene. Me he ido a otra habitación y he probado de nuevo. Solo con "Quevedo" viene.

    ¿Sabéis que dicen que no hay que creer en meigas pero haberlas haylas? Pues haylas, porque @lamonjamellada es una de ellas.

    ¡Gracias Batman!

    :-> :-> :->
  1. @ailian xD xD xD
    En mi pueblo, las señoras que no eran meigas pero que si las jodías te echaban un mal de ojo, además del cafetiño ben feito que os conté que sabían preparar, se decía que hablaban la lengua de las vacas. Esto es fundamental en una cultura ganadera de subsistencia, porque si sabes por qué la vaca no come, no caga, no entra en celo o se le mueren todos los becerros, pues quizá encuentres la solución.
    Siempre, siempre, siempre quise aprender el lenguaje de las vacas, pero la más joven murió antes de que yo me atreviese a ir a hablar sola con ella y mi familia estaba muy liada para llevarme. Puede que yo hable el lenguaje de los perros y aun no lo sabía xD
    Dale un achuchón a Quevedo de nuestra parte. Y ojo, con ese nombre te ha salido un canallita.
    1. @ailian Pues mira, si algún día adoptas un gato, y se lleva mal con el perro, le podrás llamar "Góngora".

      @ailian @lamonjamellada

    menéame