edición general
  1. Recientemente veo un poco más polarizado el nótame de lo habitual con respecto a decisiones que yo veo como personales.

    Englobaría a la gente en tres categorías: quienes están quienes están encerrados en una burbuja durante toda la pandemia, quienes hacen su vida siguiendo las normas, quienes ignoran las normas.

    Lo cierto es que salvo los últimos, tanto la primera como la segunda opción son perfectamente aceptables.
    Si alguien ha decidido encerrarse en su burbuja está muy bien, pero no debe focalizar toda su frustración en quienes no lo han hecho (suponiendo que siguen las normas). Cada persona es un mundo y cada uno lleva su casuística a cuestas.

    Yo por mi parte, como todos sois fruto de mi imaginación, no me preocupa mucho lo que hagáis :-P

menéame