edición general
  1. Como estas cosas ahora me pillan cerca, el hecho de ver cómo, tras la crisis anterior (nunca cerrada) y a pesar de la pandemia, todo sigue igual, y el ladrillo sigue por el mismo camino de arrasar con todo (espacios naturales en especial), prometiendo dinero y empleo pero ofreciendo a cambio apenas contratos precarios en los que la única opción es que te exploten "solo un poco", pues... se me encoge el estómago de rabia e impotencia, y si no se me escapa de vez en cuando una lágrima es porque me la guardo.

    www.meneame.net/story/vende-serie-documental-sobre-impacto-hormigon-tu
  1. @nilien Una de las caminatas más largas que me he dado fue en una zona de la costa del mediterráneo. Estaba de "vacaciones" por allí (acompañando a mi pareja en un viaje suyo de trabajo), y me dio por caminar hasta que encontrase un trozo de monte que terminase contra el mar sin que hubiera un paseo o un chalet entre una cosa y la otra. Caminé 20 kms hasta que llegué a un faro, y consideré que eso era lo menos urbano que me iba a encontrar.

    Todo el camino, además, rodeado de especies exóticas y alguna invasora, bien regadas en las jardineras de unos chalets vacíos, imagino que sólo visitados unos días al año.

    Sentí angustia.

menéame