edición general
  1. Ay, las medias mentiras, las medias verdades. Esto es un ejemplo perfecto www.meneame.net/story/centenares-ciclistas-marchan-santiago-contra-nue
    La zona donde se impide entrar con bici es la zona histórica. Es peatonal. Solo pueden entrar taxis, reparto a determinadas horas, residentes con permisos especiales y coches oficiales por literalmente dos calles. Es una zona laberíntica, de calles muy estrechas y que está petada de guiris, turistas, peregrinos y vecinos tomando vinos.
    E ibas tú andando tan tranquilo y de golpe un pelotón de peregrinos en bici iban metiendo pedal haciendo que la gente se apartase. No se bajaban de la bici, no. Tenían los santos cojones de hacer que el resto se apartase. Y al igual que gracias a gente muy educada ahora hay seguridad en fuentes patrimonio de la humanidad para que auténticos salvajes no metan ahí sus pezuñas a refrescarse, gracias a esta gente tan civilizada ahora no hay bicis por la zona vieja.
    1. @tnt80 lógicamente, es una zona residencial donde la edad media, además, es elevada. Mucha gente mayor emplea taxi para desplazarse. Son servicio público, recordemos. Sólo hay una parada de taxis dentro de la zona vieja, no están circulando, solo acuden por llamada.

      @montag reconozco que le tengo bastante manía al peregrino. Porque es como un turista pero con la sensación de que, al haber hecho un esfuerzo para llegar a la ciudad, la ciudad le debe algo. Así que entran gritando (no es coña, buscad entreda san pedro gritos), en bici haciendo el capullo, con unas pintas y un olor que ni en refugios de alta montaña. Y encima no le digas nada porque ES PEREGRINO. Esos que duermen en camas subvencionadas, que piden menú del día para compartir y que cuestan más que gastan.
      Por otro lado, como peatona, me alegro mucho que se imponga la sensatez y no se permitan vehículos en la zona vieja.
    2. @lamonjamellada "donde la edad media es elevada". Vamos, la alta edad media de toda la vida.

      @tnt80 @montag
  1. @lamonjamellada Aquí en Pontevedra tenemos la desgracia de sufrir la peor especie de peregrino-ciclista: el peregrino-ciclista portugués. Suelen ir en grupos de 4-5 y son inmunes a la presencia física ajena en medio de su trayectoria, o te apartas o eres arrollado.

    menéame