edición general
  1. @Hangdog Propongo implantarlo en el ámbito ceremonial, y muy especialmente en el diplomático. Nada podría hermanar tanto a dos naciones como ver a sus respectivos ministros plenipotenciarios chupándose el dedo y metiéndoselo recíprocamente en las excelentísimas orejas.

menéame