edición general
  1. @maria1988 Si, tengo una amiga que hizo allí el erasmus y me contó lo mismo, que se tuvo que enfrentar casi a un tribunal eclesiastico que la trataron poco menos que como a una zorra porque quiso acceder a la pastilla del día después.
  1. @LaResistance Es que, además, hay que ser un poco idiota. Porque si no vendes la píldora del día después lo que consigues es que aumente el número de abortos.

menéame