edición general
  1. Ya nadie se acuerda de las farmacias. Ni de los registradores de la propiedad. Ni de los estancos. Menos mal que al menos Uber y Cabify se preocupan de los taxistas...

    menéame