Cultura y divulgación

La insólita enfermedad que acecha a la Costa da Morte

No se llama Costa da Morte por casualidad, neno!
#1 ‘¡Vas bo, carallo!’

menéame