edición general

Historia de 5 guardias

Por un lado está la costumbre, pero además por otro lado está el efecto del “panóptico”, sentirse vigilado constantemente.

En el campo de concentración, mientras los presos no supiesen que solo quedaban 5 guardias seguirían con la sensación de que les pueden estar viendo.

Y en el caso de la ocupación francesa estaban con el miedo de que cualquier conocido o vecino podía ser un “collabo” y denunciarles.

menéame