edición general

Uno de cada seis hombres cree que las mujeres “disfrutan” cuando se insinúan sexualmente ante ellas en el trabajo

#34 Esa afirmación la hacía como respuesta a un comentario anterior que asumía lo que pensaban los otros cinco meneantes sin ninguna base.

Era por tanto sólo una forma de rebatir un argumento que en mi opinión tenía poca base, presentando otro, que podría ser tan válido como el anterior, si nos dedicamos a jugar con el lenguaje.

No sé si el otro comentario no lo has leído o es que te ha gustado más el mío porque servía mejor a tu argumentación.

Pero te confirmo desde aquí que ni en mi entorno todos los hombres toleran el acoso ni probablemente en el del otro meneante todos menos uno estén en contra.
#37 supongo que a la ultima frase le falta un "no" después de hombres y antes del toleran.
*cambia de entorno si escribiste lo que querías escribir y quiere conocer hombres que no toleran el acoso hacia nadie.

si me leí el mensaje al que respondías y es un mensaje correctos si lees el titulo de la noticia.
#42 ¿Quiere bolsa?
#44 Preparación de los rosquillas tontas de San Isidro
Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar en un bol hasta que la mezcla espume. Incorporamos el aceite y el anís triturado y mezclamos bien.
Añadimos la harina y comenzamos a trabajarlas hasta formar una masa uniforme.
Dejamos reposar la masa en un bol enharinado y tapado, en torno a 1 hora.
Sobre una superficie de trabaja vamos dividiendo la masa en pequeñas porciones. Haremos unas rosquillas de unos 40 gr. cada una más o menos. Damos forma de cilindros con las manos.
Si es necesario podemos engrasar ligeramente la superficie de trabajo y las manos para facilitar el proceso.
Le damos forma a las rosquillas y las vamos colocando en una fuente apta para horno.
#48 Haber avisado que eres de Madrid y nos habríamos ahorrado polémica.
#49 Horneado y presentación final de las rosquillas
Precalentamos el horno a 190º C.
Pintamos las rosquillas con huevo y horneamos las rosquillas durante unos 18 minutos. Hasta que vemos que han quedado doradas.
Es habitual y característico que las rosquillas cuarteen su superficie durante el horneado.
Retiramos las rosquillas del horno y dejamos que se enfríen sobre una rejilla antes de consumirlas.
Con poco esfuerzo podremos disfrutar de este dulce tan castizo. Estemos en las fiestas de San Isidro o simplemente porque nos encantan para las meriendas. Todo un dulce de rechupete.

menéame