edición general

Pepa Bueno destroza, sin elevar el tono, a Díaz Ayuso: dos rotundos minutos que todos comparten

Tanto al cristianismo como a la izquierda le vienen bien los pobres, es una clientela estupenda para vender su producto, creencias e ideologías que prometen un futuro sin desigualdades bien en el cielo o en el paraíso en la tierra, lo que no les cuentan es que ese cielo no existe y que en toda sociedad siempre habrá diferencias, si no pueden visitar cualquier país incluido los llamados comunistas y comprobar como vive la élite dirigente y comparar su vida con la del peón que sostiene la partida.

menéame