edición general

La oposición advierte de que el valor de los nuevos billetes de Venezuela es inferior al coste de impresión

“ ...
—Pero, verá, una vez que lo ha hecho, un penique continúa siendo un penique —afirmó el Sr. Bent—.Ésa es la magia de esto.
—¿Lo es? —dijo Moist—. Mire, es un disco de cobre. ¿En qué espera que se convierta?
—En el transcurso de un año, en casi todo —afirmó el Sr. Bent con suavidad—. Se convierte en algunas manzanas, parte de un carro, un par de cordones, algo de heno, una hora de ocupación del asiento de un teatro. Puede incluso convertirse en un sello y enviar una carta, señor Lipwig. Podría ser gastado trescientas veces y, sin embargo —y ésta es la parte buena— es todavía un penique, listo y dispuesto a ser gastado de nuevo. No es una manzana, que se echará a perder. Su valor es fijo y estable. No se consume. —Los ojos del Sr. Bent brillaban peligrosamente, y uno de ellos palpitaba—. ¡Y esto es así porque, en definitiva, vale una pequeña fracción del oro eterno!
—Pero es sólo un trozo de metal. Si usáramos las manzanas en lugar de monedas, podría por lo menos comer la manzana —dijo Moist.
—Sí, pero sólo se puede comer una vez. Un penique es, por así decirlo, una manzana eterna.
—La cual usted no puede comer. Y puede plantar un manzano.
—Usted puede usar el dinero para hacer más dinero —dijo Bent.
...”
Haciendo Dinero, Terry Pratchett

menéame