edición general

El primer problema de la meritocracia es que las oportunidades en realidad no son iguales para todos

#5 Uno tampoco elije con qué capacidades físicas o intelectuales nace. Nadie va a ser Einstein o Induráin sólo con estudiar o entrenar más.
#59 Y mucha gente tiene las condiciones y no hace mérito.
A mi me hubiese encantado poder jugar al fútbol o al rugby pero soy horroroso en todos los deportes.

Pero, por contrapartida, tengo un primo que tiene todo lo que yo no tuve: habilidad innata para los deportes, un físico privilegiado.
Su padre (mi tío) le consiguió una prueba en Lanus (Argentina) y lo eligieron en cuanto lo vieron jugar cinco minutos. Estuvo un año siendo el lateral izquierdo titular pero poco a poco comenzó a dejar de ir a entrenar hasta que no fue más. Durante seis meses estuvieron los dirigentes de Lanús yendo a su casa a convencerlo para que volviera jugar.

Al año mi tío lo convenció de que le conseguiría una prueba en Independiente ( con la esperanza de que jugar en un club grande lo entusiasmara). Lo probaron, y le dieron que estarían muy contentos de contar con él pero que, como el libro de pases estaba cerrado en ese momento, no podría jugar por seis meses aunque lo dejarían entrenar con el equipo y luego lo contratarían oficialmente.

Mi primo fue dos veces y no fue nunca más.

Yo lo quería matar y ahora él, que es un muerto de hambre también lamenta su decisión.

Por eso, llegar al éxito no es fácil y no depende solo de tener condiciones innatas.
#70 Madre mía es que esas cosas le pasan a uno a unas edades muy difíciles, yo también conozco casos así y en cierto modo el deporte es un ejemplo de meritocracia, independiente de tus condicionantes físicos o mentales el más apto para el puesto es el que juega titular.

menéame