edición general

75 años de los juicios de Núremberg: ¿qué revelaron los exámenes psicológicos que les hicieron a los nazis acusados?

#68 En el experimento de Milgram estaba pensando yo.

Hasta qué punto el ser humano es capaz de ser tan servil como para comprometerse a obedecer las órdenes del que manda a sabiendas de que cumpliendo esas órdenes está causando dolor y sufrimiento a una tercera persona.

En el experimento se trataba de dar pequeñas descargas eléctricas a otra persona que estaba en otra habitación, e ir aumentando la intensidad. Solo se podían comunicar por un interfono. La persona que recibía las descargas realmente no existía, solo existía para el sujeto del experimento. En su lugar se iban reproduciendo grabaciones de voz a medida que el sujeto del experimento iba aumentando la potencia de las descargas, tal como le ordenaba el experimentador. Algunos llegaron a seguir aumentando la potencia hasta un voltaje mortal, a pesar de escuchar los gritos de dolor y súplicas para que parase (grabados) de la persona a la que estaba electrocutado.

menéame