edición general

Pintadas vandálicas destrozan la muralla medieval y la fachada de la Iglesia de San Esteban, en Zamora

Desafortunadamante no es exclusivo de Zamora. Vivo fuera de España pero cada vez que vuelvo de vacaciones y viajo por ahí de visitas, se me cae el alma cada vez veo monumentos garabateados por adolescentes sin escrúpulos o radicales que siempre disponen de kilos de pintura. Salvo poner cámaras de vigilancia y transformar nuestros lugares de interés en un Big Brother no se me ocurre otra solución. La educación funciona con una mayoría, pero siempre hay gente díscola.
#14 una solución sería que fuese delito cuando son daños al patrimonio o a materiales públicos y que llevase una pena de prisión.

menéame