edición general

La sorpresa de betevé o cómo una televisión local se ha convertido en la referencia de las protestas en Barcelona

#19 Había tertulianos, pero nada que ver con otras cadenas. De hecho, que se forme una tertulia no tiene nada de malo, puede haber gente informada que ayude a comprender la situación. El problema viene cuando se invita a personas que no vienen a aportar opiniones (más o menos discutibles), sino directamente a hacer propaganda o incluso simplemente a dar el espectáculo, sin aportar nada y mintiendo; eso es lo que ha venido pasando en este país durante décadas. Por eso hoy en día la palabra tertuliano es tan despectiva, cuando no tendría por qué.

En BTV había una mesa con invitados, sí, pero correctamente moderada por la presentadora, y dando cada uno simplemente una opinión razonada, no insultándose e interrumpiéndose unos a otros o soltando slogans, como se ve hoy en día en casí cada televisión.

menéame