edición general

Ayer vi la entrevista: sobre Iglesias, Hilario Pino y el espurio manoseo del término "machismo"

Aquí hay varias cosas. En primer lugar, el entrevistador puede perfectamente dar su opinión, pero una cosa es eso y otra querer imponérsela al entrevistado. Si a Pablo no le parece buena idea lo del cuidador contratado, bien porque cree que son los padres quienes tienen que ocuparse de los niños, bien por cualquier otra razón, creo que hay que respetarlo, y no querer insistir en ello, cual suegra pesada que está todo el día diciendo a los padres cómo cuidar a sus hijos.

Por otro lado, me resulta curioso que Hilario plantee lo del cuidador: si ya por comprarse un chalet (que tampoco es que sea la Zarzuela) les liaron la de Dios, imaginemos cómo se habría tomado la prensa (quizás también el propio Hilario Pino) que contratasen a un cuidador privado, cual familia bien que está todo el día en sus negocios y deja a los niños con la niñera. Por no hablar de otra acusación que se le suele hacer a Iglesias: ser demasiado protagonista de su partido. ¿En qué quedamos, si es demasiado personalista mal, y si se coge el permiso también mal? A ver si nos aclaramos.

Hay algo que me chirría de este artículo y es que veo al autor muy indignado por las acusaciones de machismo, pero lo cierto es que todos sabemos que si Irene Montero hubiera asumido el 100% de la baja y por tanto el cuidado de los niños, nadie, comenzando por el propio Pino, habría salido a señalar nada, y detrás de eso se esconde una cierta concepción machista de la sociedad, de la que todos somos parte, y muy probablemente Pino también. Creo que Iglesias y Montero han dado un ejemplo edificante, e intentar acosar a Iglesias en la entrevista para presentarlo como algo negativo, es un error.

Ya por último, creo que Pino también se equivoca en que haya sido un periodo tan importante. Iglesias ha acudido justo cuando empieza realmente la campaña. Estas semanas lo que ha habido es mucha verborrea contra Cataluña, como siempre, demagogia barata de Casado o propuestas esperpénticas como lo de las armas de Vox. No creo que Iglesias fuera tan imprescindible aún.

menéame