edición general

José Mantero, el cura que se declaró abiertamente gay y le costó el púlpito

Un cura no puede ser ni gay ni hetero, dado que es célibe.
#1 Claro que puede: gay no practicante o hetero no practicante. Una cosa es la orientación sexual y otra la práctica activa de sexo.
#2 Ahora no se dice practicante, se dice ATS.
#2 No, no puede ser gay. Al menos así me lo han enseñado a mí los expertos en catolicismo que conozco. Un sacerdote a la hora de ser ordenado ha de ser un hombre heterosexual al que no le falten “piezas”, por lo que tampoco puede tener extirpado un testículo, por ejemplo.

Ahora bien, dado que se les exige el celibato, si lo cumplen no hay manera de saber si les va la carne o el pescado, por lo que se les pueden colar y de hecho se les cuelan.

menéame