edición general

Directo: Golpe Parlamentario en Paraguay

#36 En una democracia parlamentaria el gobierno responde ante su partido y ante el parlamento. En un régimen parlamentario es normal que el parlamento "tumbe" al gobierno y convoque a nuevas elecciones (como pasó con Zapatero), o que el gobierno cambie sin que haya elecciones (como pasó en UK después del Brexit). Esa interdependencia entre gobierno y parlamento tiende a dificultar el control de las cortes por un partido o persona, pero no es garantía de ello como la situación de Polonia nos demuestra.

En un régimen presidencialista, el presidente es elegido directamente por los ciudadanos, y él forma el gobierno sin tener que contar con el congreso. Es decir, el gobierno responde exclusivamente ante el presidente, aunque algunos países permiten cierto grado de control al parlamento (fue así como Paraguay destituyó a Lugo y Brasil a Rousseff ). Pero con una larga tradición clientelista, la fidelidad es personal, y es normal que los miembros del gobierno sean fieles al presidente más que a su partido o a su país. Esa fidelidad se extiende también a los jueces de las altas cortes, y a los organismos electorales y de control. Es muy fácil imaginar que los encargados de las elecciones/cortes van a seguir favoreciendo a quien los eligió, aún si hay un cambio de parlamento o de gobierno. La situación en Paraguay lleva años muy polarizada, y la oposición teme, no sin razón, que la reelección indefinida conduzca a un debilitamiento de la democracia (mejor dicho, temen que nunca van a llegar al poder aún si la gente quisiera).

menéame