edición general

Misiles a Turquía, intervención en Libia... Obama pone en orden de combate a Rajoy

Las guerras por petróleo (las de Irak, Libia y Afganistán lo son) enriquecen aún más a unas cuantas corporaciones y empobrecen a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Y es que los gastos que generan esas guerras los pagan los ciudadanos con sus impuestos, mientras lo enormes beneficios se los embolsan las grandes petroleras que explotan y comercializan el petróleo robado; la industria armamenticia que vende sin problema cualquier mierda que fabriquen; las grandes constructoras que, antes de que empiecen los conflictos ya están firmando los contratos para reconstruir lo que sus mandados van a bombardear. En Irak, al mismo tiempo que entraron los soldados, entraron todos estos buitres al olor de los sucios negocios. Y es que, últimamente, el neoliberalismo ha encontrado una nueva y extraña forma una nueva filosofía que podíamos llamar el "socialcapitalismo". Esta nueva doctrina consiste en nacionalizar todas las pérdidas y privatizar las ganancias. Así los bancos, cuando ganan dinero, se lo reparten entre sus ejecutivos, y cuando lo pierden, acuden al Estado para que los rescaten. En las guerras pasa un tanto de lo mismo: los gasto que genera que los pague el Estado, pero las ganancias se las quedan ellos. Así cualquiera es neoliberal

menéame