edición general
7 meneos
145 clics

La tumba del venerado profeta Josué atrae a los creyentes en Bagdad  

Al final de la calle, desde el patio ferroviario donde los desechos de plástico se amontonan junto a los oxidados vagones de carga, los ángeles llegan cada noche para vigilar la tumba de Josué. Una sirviente del santuario, Um Junayd, dice que los ve.

| etiquetas: tumba , profeta , josué , bagdad
Explica que le gusta que la llamen simplemente Um Junayd, la madre de Junayd, su hijo mayor, porque divulgar su nombre completo sería inmodesto.

No es "simplemente". El tecnónimo es un apelativo muy común en algunas culturas y no tiene atisbo alguno de menosprecio. Como tampoco lo tienen aquí los patronímicos, como López (hijo de Lope), de donde provienen muchos apellidos.

En las lenguas árabes se forma con Abu/Bu ("padre de") o Um/Om ("madre de") seguido normalmente del nombre del hijo o la hija primogénitos. Se conoce como kunya (que es el origen de "alcurnia") y se ha usado desde siempre: Boabdil = Bu Abdul = padre de Abdul.
Cuidado con los que acuden a tumbas ajenas a su familia.
En Barcelona había hay una sala de espectáculos que se llamaba Bagdad que hacen actuaciones para resucitar a un muerto...
#3 Un lugar donde peregrinar. Más cercano y más seguro. Y más educativo.
comentarios cerrados

menéame