edición general
9 meneos
177 clics

La riqueza oculta de España que podría situarnos como potencia tecnológica y de la industria del automóvil

China ha hecho tambalear esta semana el escenario económico internacional tras anunciar que limitará las exportaciones de tierras raras, una serie de minerales indispensable para la industria tecnológica y de defensa con la intención de ponerse así a la cabeza de la economía mundial. Por contextualizar, las baterías de los coches eléctricos, cuyo desarrollo está en pleno auge, tienen tierras raras como elementos principales y China es su principal fabricante. Más del 60% vienen del gigante asiático y otro 20% de sus vecinos como Corea o Japón

| etiquetas: tecnología , tierras raras , minería , baterías , coches eléctricos
Da igual, se lo regalaremos a empresas extranjeras para que lo exploten a su conveniencia.
#1 así funcionamos, pero que no falten banderitas en las mascarillas.
#1 pero porque son "mejores gestores".
#4 Creo que desgraciadamente daría lo mismo quién estuviera en el Gobierno (al menos con los inútiles chupabotes que hay ahora en todos los partidos).
China tiene tierras raras... en Africa.
"En nuestro país, explica, no hay nadie que esté fabricando celdas, que son los elementos a partir de los cuáles se fabrican las baterías, aunque sí hay algún caso de empresa que fabrica baterías a partir de celdas"

Ni lo habrá, como mucho malvenderemos la producción.
Los publi reportajes del lobby Minero son cíclicos. En la Mancha eran semanales, a cuenta de un proyecto de tierras raras, finalmente desechado por su alto impacto ambiental. Untan a un periodista y a difundir la tesis de la oportunidad y el desaprovechamiento.
Pero en que quedamos ¿Hay que ser verdes? ¿O hay que seguir explotando los recursos del planeta como si no hubiera un mañana?
#6 hay que seguir dejando que otros exploten nuestros recursos.

El camino está en no ser verdes, y a la vez no sacar beneficio alguno de la contaminación que se produce.
En España hay una fábrica de autobuses eléctricos que vende autobuses de baterías a media Europa. Y los españoles se dedican a defender la tecnología del hidrógeno, una tecnología que no tenemos, y que aunque se utilizara en España no supondría ingresos económicos.
comentarios cerrados

menéame