EDICIóN GENERAL
48 meneos
3375 clics
Este envío tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

Nueve semanas y media’: historia de un rodaje que sobrepasó todos los límites

Kim Basinger salió llorando de su prueba de casting para Nueve semanas y media (1986). Tras llamar a su agente para gritarle que había sido la peor experiencia de su vida, que se sentía humillada y que no quería saber nada de esa película, condujo hasta su casa sin parar de llorar. Pero al llegar se encontró 24 rosas rojas esperándola con una nota firmada por el director de la película, Adrian Lyne (Inglaterra, 1941), y su coprotagonista, Mickey Rourke (Nueva York, 1952).

| etiquetas: cine , kin basinger , mickey rourke , erotismo
Umm la peor experiencia de la vida y se arregla con 24 rosas? En serio?
#1 Es lo que mandará Pedro Sánchez a cada español cuando pacte con el PP o Ciudadanos para realizar su programa "de izquierdas".
#2 hay mas cosas que política, míratelo
#1 después DE LA PRUEBA DE CASTING. No de la película
#8 además vivía muy lejos de su casa y había un servicio expres de reparto de flores. :troll:
#1 no se arregla con 24 rosas,se arregla con 24 rosas y la comprension de porqué el casting fue tan horrible...

Cuando entró en la habitación, Lyne apenas habló con ella y solo le daba indicaciones a Mickey Rourke. En la escena, él le tiraría billetes por el suelo y ella tendría que fingir ser una prostituta que los iba recogiendo mientras se desplazaba a cuatro patas y acababa desnudándose y entregándose al actor cuando él por fin se lo ordenaba.

“Era muy sexual y muy extraño”, recordaría

…   » ver todo el comentario
#1 a Kim se le pasó el agobio y las ganas de Me Too cuando le pusieron la pata delante
#1 No. Se arregla con un cheque bien gordo. Las rosas eran atrezzo.

Cuando salió furiosa de la habitación, Lyne llamó al agente de Basinger para decirle que había conseguido el papel.
"También se quedaron fuera un trío con una prostituta, una violación simulada y una escena de sexo en la que Basinger iba disfrazada de hombre con bigote postizo."

Me pregunto si quien ha escrito esto ha visto la película...
#3 Y yo me pregunto si te has leído el artículo al completo...

"El público la ignoró en Estados Unidos, pero en Europa causó sensación (con un montaje que sí incluía todas las escenas eróticas)"
#4 Claro que lo leí. Lo que no es de recibo es que un periódico español y europeo escriba algo narrando como si estuviera en EEUU.
#3 También dice:

"pero en Europa causó sensación (con un montaje que sí incluía todas las escenas eróticas)"

Creo que ninguno ha visto la versión descafienada norteamericana :-D
Esta película hizo que la música de striptease por excelencia dejase de ser el "tariro tariro", para pasar a ser You can leave your hat on. En su época de más fama, los garitos ponían esta canción en algún momento de la noche, para que el borracho/borracha de turno hiciera su striptis, casi siempre incompleto y cutre.
Tremendo cómo el director se pone de acuerdo con Rourke pero no con Basinger. A él se le permite ser un actor, a ella parece que se la trate como poco más que a un animal. Esta manera de conseguir escenas "más auténticas" es más propio de snuff movies que de cine de verdad. Espero que el tema haya mejorado bastante desde los años 80 en adelante.
#16 Pues cuéntaselo a María Schneider, que nadie le avisó de la escena de la mantequilla. Y aún hoy está en duda si realmente Brando la violó.
buenas pajas cayeron en su día
Lyne estaba zumbado, Rourke es mala persona y hay varios comentarios anteriores al mío que se meten con ella.

Nivelazo.
Según el buenismo biempensante la mujer no es responsable de sus actos
9 1/2 pasó a ser un código con el que se identificaban los aficionados al BDSM en los anuncios por palabras.
Muy mitificada, las escenas subidas de tono, no son para tanto. Para cine erotico, el italiano.
#6 Los americanos saben vender muy bien lo suyo.

Nueve semanas y media es cine familiar al lado de la versión no censurada de Calígula de Tinto Brass.
comentarios cerrados

menéame