EDICIóN GENERAL
86 meneos
2331 clics
Morrison Hotel: hay sangre en las calles

Morrison Hotel: hay sangre en las calles

Benditos sean los embotellamientos. El 4 de noviembre de 1969, los Doors se encerraron en los estudios Elektra Sound con dos incorporaciones: Ray Neapolitan en bajo y John B. Sebastian en armónica. Tenían una buena canción entre manos, pero no hubo forma de hacerla funcionar. Frustrado y ligeramente ansioso (estaba en el alba de una larga relación con la cocaína), el productor Paul A. Rothchild mandó a todos a dormir. Es posible que Jim Morrison no hiciera caso. Como es fama, había cambiado una desordenada vida psicodélica por una disciplinada.

| etiquetas: morrison hotel , the doors
La historia de uno de los discos más maravillosos de la historia del rock. Gracias #0, gran aporte y muy bien escrito.
#1 y #0 correcto. Mejor, si cabe, que el LA Woman, que ya es decir
Hay Doors, hay meneo

There's blood on the street, It's up to my ankles......
#1 Hombre, tanto como bien escrito... "La crítica tachó el uso de cuerdas o bronces", "estaba en el alba de una larga relación con la cocaína", suenan a traducción chunguera.
Pero sí, el artículo mola.
#3 "Como es fama, había cambiado una desordenada vida psicodélica por una disciplinada."

suena a Google translator... xD
#5 en la noticia frase continúa. "... Una disciplinada relación con el alcohol."
#6 En español "ser fama" no tiene sentido, venga lo que venga después.
#9 perdón, había entendido mal tu comentario :hug:
#5 Yo soy fama, tú eres fama, él es fama... Español de toda la vida, como es fama.
#5 o a siglo de oro español.
Putamierda de traducción. Quita las ganas de leerlo.
La traducción es infame. Y el postureo que hay con The Doors desde hace décadas es igual de cansino. Es un buen disco, con un temazo como el "Roadhouse blues", que en la versión en directo queda soberbio.
comentarios cerrados

menéame