edición general
23 meneos
1204 clics
Este envío tiene varios votos negativos. Asegúrate antes de menear

Cayetana, muy extrema y muy derecha  

Viñeta de Salazar (eljueves)

| etiquetas: cayetana , extrema , derecha , viñeta , humor
Si con ese cuello no ve que exista la violencia de género es que no la hay.
#0 Reduder no te salgas de Ayuso, es más diverida que eljueves
La negación es el primer paso de las cinco fases para la aceptación de una enfermedad crónica. Milenios de machismo cotidiano e institucionalizado no desaparecen de la noche a la mañana.
#4 Argumento circular. Si lo niegas es tal y si lo aceptas pos tal cual. Sea como sea, te llevas el gato al agua, no campeón?

Es del jueves, hay negatifo.
#5 Se llama paradoja y es el resultante de un ejercicio de lógica. No es ninguna trampa semántica como insinúa, existen muchas, por ejemplo la paradoja de Epicúreo.  media
#6 En dos palabras y emulando al que será tu idolo, Jesulín

IM-PRESIONANTE

Lo primero es descubrirme ante tanto prodigio, la capacidad de formalizar un relato para luego soltar otro distinto, es asombrosa.

1º Me sales con las 5 fases de Kübler-Ross en tu primera aportación que te contesto.

2º Luego me presentas la paradoja de Epicuro (fijate como se escribe), que has de tener bien a desarrollarme, por que no se como encaja si Dios sabe si existe el "machismo"... y la consecuencia…   » ver todo el comentario
#7 Desde mi humilde punto de vista, trato de plantear tres premisas, para alcanzar tres conclusiones distintas, pero correlacionadas, que:

La desigualdad entre el hombre y la mujer así como el abuso de poder basado en esa distinción social se conoce como machismo. Lo que considero una enfermedad social.

El abuso de poder del hombre a la mujer en la historia conocida de las grandes civilizaciones, ha sido constante, perpetuándose desde las instituciones de poder. De ser la primera premisa…   » ver todo el comentario
El dia que esta gente se encuentre con alguien de extrema derecha de verdad les va a explotar el cerebro.
comentarios cerrados

menéame