edición general
  1. Por las vueltas que da la vida me acabo de mudar hace poco a un vecindario que me da muy mala espina, especialmente el vecino de abajo que no sale de casa para nada (¿será camello?). He vivido con el miedo constante de que, al faltar unas horas en casa para irme a trabajar, este vecino sospechoso avise a algunos okupas colegas suyos para que se hagan con mi piso. Pero por fin di con la solución, un aparato que enchufado al equipo de música emula a un perro dentro de casa: desde el llanto continuado, a los aullidos nervioso, pasando por arañar y golpear la puerta de casa para continuar con más ladridos.

    Lo pongo al salir a trabajar y lo apago cuando llego, y así vivo más tranquilo.

    @belfasus
  1. @ᵒᶜʰᵒᶜᵉʳᵒˢ jejejeje. Esto podría ser. Pero nop, tienes perro le veo por el jardín sacar a pasear al animaluco hacer sus cacas

menéame