edición general
  1. Hace falta un volquete de antiácido para los comentarios de este envío www.meneame.net/story/recuerda-este-comic-antes-juzgar-alguien
    Algunos llevan como 40 años de retraso en sus lecturas sobre investigación social y están descubriendo ahora que los hijos de ricos tienen la vida más fácil. Lo más triste es ver cómo niegan un hecho y se indignan. Triste o gracioso, no solo sé.
  1. @lamonjamellada Yo ando siempre con mis historias de viejoven, recordando algunos inquilinos que tuve por el laboratorio, y cómo de necesarias son las becas más en función de ingresos familiares que de la nota del expediente. La super chavala de laboratorio que pone copas el finde, y que con eso consigue pagarse la carrera, pero tiene menos tiempo para estudiar y va agarrándose a los sietes. Le pones una puta beca... deja de consumir tiempo poniendo copas, y se te planta con un 9, pidiéndote un cable para que le ayudes con el papeleo para irse unos meses a sudáfrica, y te viene de vuelta queriendo hacer el doctorado. Cagondios...
    Y luego te vienen algunos con la "cultura del esfuerzo"...
    Por desgracia he conocido muchos más casos de talentos que no tuvieron la oportunidad, que de talentos que al final lo lograron.
    Justo hoy empezaba el día añorando algunas compañeras de trabajo que no hubo forma de mantener en el laboratorio. Tenía el puto dream-team y me lo mataron.
    1. @Tuatara obviamente, sacar una carrera con buen expediente tiene mérito, eso no lo niega nadie. Pero me rechifla que la gente que no ha tenido que elegir entre estudiar o trabajar de forma precaria diga que ha conseguido lo que tiene en base a su esfuerzo. Que sí, pero ni de coña.
    2. @lamonjamellada -> elpais.com/sociedad/2019/09/30/actualidad/1569832939_154094.html

      @Tuatara Un hamijo al que conozco muy bien con un beca fullbright, años ha, se tuvo que buscar la vida entre Columbia University, los Hamptons y Fire Island en lugar de dormir en el "albergue" del YMCA

      #true_story
  2. @Tuatara
    Pues creo que, una vez que son contratos, y lo son, con todos sus derechos (gracias a una lucha que tuvo su aquel, por cierto, y de la que mucha gente pasaba), en dichos contratos no creo que tenga que entrar el tema de lo que ingresa o deja de ingresar la familia. Porque en ese punto ya no se está estudiando, se está trabajando, y son cosas muy distintas. Y llevan aparejadas derechos y deberes muy distintos, como tiene que ser. Lo contrario es retroceder y volver a un panorama muy chungo de precariedad sin cotizaciones, sin seguros, sin derechos de ningún tipo, y las situaciones más graves que se daban ahí no se las deseo a nadie, la verdad.

    Eso sí, antes, en la etapa de estudiante, por supuesto, todo lo que haya que hacer y más para que nadie tenga que estudiar y trabajar, todas las facilidades y recursos. Y ojalá eso igualara de forma extrema y definitiva el tablero de juego, aunque por desgracia nunca será igual para todos de manera ideal y absoluta. Pero tratar de sustituir unas precariedades por otras y retrocediendo en lo que ya se ha conseguido, no, por favor...

    @lamonjamellada

    menéame