edición general
  1. Vengo del Mercadona, y no doy crédito a lo que han visto mis ojos.

    Un señor, ya entrado en años, vestido de Papá Noel, montado en un motocarro todo decorado con luces de navidad y con villancicos puestos a todo volumen en el "arradio" (porque sí, se ve que ahora los motocarros llevan equipo hifi de serie con subwoofer).

    Se ha bajado haciendo una cabriola y cantando el felis navidá de José Feliciano a pulmón libre.

    Ha entrado al Mercadona como un oso en una piscifactoría. Ha arramplado con mantecados, turrones, peladillas y bolsas de cotillón.

    Pero lo verdaderamente indescriptible ha sido cuando ha llegado donde los roscones (sí, ya hay roscones en el Mercadona) se ha puesto a llorar de emoción mientras hacía malabarismos para cargar con ocho cajas.

    Se las ha apañado para meter todo el botín en el motocarro y ha salido quemando rueda, supongo que en dirección al PUTO POLO NORTE!

    @Ripio

    menéame