EDICIóN GENERAL
  1. @trasier Es cuestión de que no les merece la pena hacerlo por menos. Si tienen una obra donde están poniendo 100 persianas y no van a poder atenderte hasta dentro de dos semanas, te vas a ir a otro. Para que les compense hacer tu trabajo tiene que quitar a uno de la obra y mandarlo a tu casa a poner tu persiana, eso tiene un coste en relación con la obra grande porque necesita una furgo para él, que los compañeros hagan una parte de las que le corresponden a él y en definitiva dedicarse a ti y dejar otras cosas.

    Entonces en lugar de decirte que no, te dan un precio inflado por si cuela: si aceptas les merece la pena hacerlo porque el sobrecoste que vas a pagar les renta; si no aceptas, de todos modos no les interesaba.

    Si das con el taller que tiene los materiales de un resto de otras obras, y el tío en ese momento no tiene demasiado trabajo, te da un precio ajustado porque le compensa sacar el material y hacerte el trabajo.

    No siempre es sencillo encontrar el segundo taller.
  1. @rusadir @trasier Yo tengo ese tipo de problema con fontanero, electricista e instalador de ventanas. Es una locura.

    menéame