EDICIóN GENERAL
  1. Buenos días, agapimú.

    La abdicación del Rey Emérito me pilló en un recreo mientras estudiaba 2º de FP, en la puerta de mi instituto. El exilio del Juancar me pilló ayer de cañas. Cosa que agradezco, porque de haberme quedado en casa, la noticia me habría pillado sin cerveza en la nevera.

    El Juancar se va a ir de rositas. Ahora va a resultar que "el de los tristes destinos", como llamaban a Isabel II, es él, el campechano. Y va a tener el mismo juicio que Cotino o Villarejo. Y Felipe tampoco va a responder de las cagadas de su padre. Y entre todos vamos a seguir pagando a una familia cara para que sigan haciendo negocios turbios por Españita. Nos esperan unos cuantos reportajes con música triste en Telecinco hasta el día que palme, que diría que está más cerca que otra cosa.

    Más harían los libros de historia del instituto enseñando los motivos por los que la gente odia a sus monarcas, que limitándose a enseñar y dar pena por las cagadas que nunca reconocieron desde su posición. Pero claro, ¿cómo vas a hablar mal de un Rey?   media

menéame