edición general
  1. Ya me imagino a Felipin quejándose de la herencia recibida...

    menéame