RELATOS CORTOS
3 meneos
32 clics

El último periodista

Cuando John envió su reportaje, contempló dos escenarios. El peor era que le dejasen tirado en aquel infierno que era el Japón de 1945, cerrándole el grifo de dinero que le permitía subsistir y comprar algo de seguridad. Y el mejor era recibir una llamada telefónica de su redactor jefe plagada de gritos e insultos. Finalmente, el mejor escenario se materializó en una llamada a la destartalada habitación de la ciudad de Kobe donde se alojaba. -Pedazo de animal ¿Crees que te pago para que escribas esta basura pro-nipona? …
5 meneos
121 clics

La ley o la vaca

Las leyes del estado eran taxativas: el robo de ganado se penaba con la horca. El abogado de Patrick estaba medio borracho. Lo habían sacado de la cama a empellones para cubrir el trámite de la defensa, pero no podía permitir que se ahorcasen a un hombre por una mísera vaca. El acusador era el propio dueño de la res. Sólo hablo para recitar los nombres de las personas que le habían ayudado a encontrar el animal y dónde lo habían encontrado. Con eso era suficiente. El Juez Hogan se pasaba de vez en cuando …
4 meneos
149 clics

Helado de vainilla

Para que los seres humanos socializados se muevan en el tiempo y en el espacio deben desearlo, deben sentir la dimensión en la que nadan patosamente, sin olvidar que puede haber más dimensiones que cohabiten y condicionen la percepción de un punto, una recta o un helado de vainilla.
3 meneos
303 clics

Intermedio entre dos muertes

Y Dios en sus claras diademas, ¿no se burla de nuestros anatemas? Basta ya de maldecir y allá Él si se divierte jugando a cunas y tumbas. Basta ya de maldecir casualidades, fatalidad, infames coincidencias: no la mató el camionero que en el momento preciso pasaba por aquel punto, ni tampoco el empresario que nunca desdobló el túnel. No tuvo nada que ver quién convocó tan a tiempo una huelga de autobuses, ni la lluvia, ni siquiera un leve exceso de velocidad. La mataron los que atraparon su mente en un tornillo macabro y …
2 meneos
160 clics

Debate entre artistas

La fluidez de las ideas, en el mundo de las artes, gurda una extraña relación directa con el consumo de egos ajenos, humos densos y bebidas espirituosas. Aquel día ya se había difamado profusamente a los ausentes, habían caído dos botellas de vino y una de ron, y el paquete de marihuana iba por la mitad. Así surgió, seguramente, la conversación: —Si una imagen valiese de verdad más que mil palabras, nunca habría desaparecido el cine mudo —dijo el escritor, con media sonrisa. —Ya, …
4 meneos
12 clics

El Imperio: Un Relato Acerca de la Historia Galáctica de la Humanidad (II)

La primera generación de supervivientes del Éxodo luchó unida frente a la inminente desaparición del género humano. Se emprendió la construcción de un nuevo hogar mediante la conversión de la flota en una nave estelar central. El embrión del primer planeta artificial. Un grupo de pioneros: los exploradores del Éxodo, fundaron las primeras colonias temporales, establecidas años por delante en el viaje de la nave central, en mundos hasta la fecha desconocidos. De ellos se obtuvieron los alimentos y materiales necesarios para continuar El Éxodo...
3 meneos
113 clics

Radio necropsia

Aquí, Radio Necropsia, La Voz de los Muertos. Os habla Sigerico, desde nuestros estudios en el subsuelo. Al control, guión y realización, el equipo de suicidas del Ben Laden Hostiazo Club. Después del réquiem que acabamos de escuchar, comienza nuestra programación diurna. Desde las siete y hasta las ocho, noticias del Más Allá. No os perdáis la edición de hoy, con amplia información sobre la reforma del Estatuto del Alma en Pena.  A las ocho comenzará nuestra tertulia. …
2 meneos
11 clics

El lector que jamás leyó un solo libro

Hay lugares que determinan nuestra actitud. Uno puede estar en una iglesia, ocasionalmente, incluso sin ningún interés en la religión, sino más bien para cumplir con compromisos protocolares, y sentir que el silencio y el respeto, aunque sean fingidos, se imponen.

Algo similar, pero de un modo inverso, ocurre en los sitios festivos. Uno asume una predisposición a la alegría, que puede o no ser engañosa, pero que finalmente se va apoderando de nuestro estado de ánimo hasta que se vuelve real.
8 meneos
245 clics

La oscuridad en Anika

Anika estaba emocionada y, en cierto sentido, también asustada. Era la primera vez que sus padres le dejaban asistir a La Ceremonia. Sabía que se trataba de un evento importante y había escuchado hablar de ella toda su vida, pero en su cabeza era incapaz de imaginar cómo era realmente, pues todo el mundo hablaba de ella de manera vaga y, en ocasiones, pomposa. Sabía que la ceremonia involucraba una enorme hoguera, o quizás no tan enorme, cada cual le daba el tamaño que quería según quien lo contara. La hoguera...
8 meneos
303 clics

Dinero en mano

- ¿Tú crees que me gusta hacerte esto? Pon la mano, no te resistas. Si quieres te puedo contar una historia- dijo Paco el Navaja, lo de Paquito hacia tiempo que había desaparecido como mote entre su gente-. Dirás que son 25.000 euros y que no son nada para mí viviendo aquí, que ni Bertín Osborne. Pero nada de eso. Cuando era pequeño eramos como ratas de pobres, mi padre era un borrachín. No había nada asegurado para el mañana. Hoy comías un huevo frito porque la vecina sentía puta …
10 meneos
347 clics

La victoria que nos mata

Ya había hecho el examen y me había salido bien. Demasiado bien. Un ascenso es un traslado. Pero ella no vendría.  Las ansias de compartir que no cuajan en proyectos comunes se llaman pasatiempos, pero nadie tiene coraje para decir eso a la cara. El adiós es un veneno capaz de devastar las mejores biologías. Yo quise un anticipo del adiós: a eso se le llama homeopatía. Me marché a donde jamás me encontrarían, a un lugar donde podría refugiarme si me buscara la justicia. A la …
11 meneos
114 clics

Tregua en la prisión

Las partes móviles del robot artesanal compuesto por chatarra y por elementos electrónicos de diversas procedencias aún se estremecían. Derrumbado parecía un suplicante herido que pidiese el fin. Aún mantenía el color del clan pintado en el chasis y la bandera compuesta por un trapo de color verde y unos diamantes, la insignia de los Rondadores de la Estepa , se mantenía erguida en lo alto de su irregular cabeza pese a los impactos de metralla,los signos de quemaduras por láser, el metal renegrido y la falta de uno de uno...
3 meneos
181 clics

Podría ser peor

 Al ser roto el último sello la puerta se abrió y una figura espeluznante hecha de noche y tormenta se materializó. – ¿QUÉ QUERÉIS, MORTALES? – Hemos venido a conocer nuestro destino, dijeron ambos a la vez. – VUESTRO DESTINO ES EL MISMO QUE EL DE TODOS LOS HUMANOS – ¿Cual? – YO. – Nos referimos a un poco antes de eso. – ¿ESTÁIS SEGUROS? EN LA VIDA PUEDEN HABER COSAS PEORES QUE YO. – Nos arriesgaremos. – Hemos venido …
6 meneos
134 clics

[Micro-relato] Escalas

Los niños, algunos intrigados y otros obligados, estudiaban las muestras en los microscopios de la escuela. El profesor, con aire monótono y aburrido, explicaba la definición y cualidades del plancton. Johan, tan inquieto como intrépido, llevó la punta del bisturí hasta un pequeño poliqueto y lo aplastó sin miramientos. Tan lejos como cerca de allí, en cuestión de segundos y de milenios, los habitantes del infinitesimal planeta Zuriuk se preguntaron qué había causado la catástrofe en su galaxia …
8 meneos
231 clics

Relato Corto Humor Absurdo: Sebastianus Face II - Café Frío

Sebastianus Face II: Café Frío Una secretaria de ochenta y tres años, vestida con minifalda y escote, y cuyo peinado no había cambiado en sesenta años, se pintaba las uñas con delicadeza detrás del mostrador. A su espalda, en la pared, una estantería llena de vasos y botellas de diferentes bebidas alcohólicas. Y en grande, el logotipo de la empresa: una rodaja de chopped gigante con las palabras “Micro-chopped” inscritas en su interior. Bienvenido a Micro-chopped, …
9 meneos
249 clics

El maestro y Margarita. Variaciones sobre una desgracia rusa

En la época más dura del estalinismo, cuando las personas podían desaparecer de sus casas una noche cualquiera, un escritor ruso cometió la osadía de pretender escribir una novela sobre Poncio Pilatos. No contento con lo que entonces era casi una locura suicida, se dirigió además al propio Stalin para rogarle que permitiese su publicación. No lo consiguió, pero su atrevimiento hizo gracia al dictador, que lo premió con un puesto en el teatro de Moscú después de telefonearle personalmente. El escritor...
9 meneos
166 clics

Invisible

Una gota de sudor salado en franco descenso, se rascaba la espalda en la mejilla de Alberto cuando decidió robar el banco.  No es que fuera un experto en el tema pero lo venía estudiando desde hace largo rato.  Sabía los movimientos de todo el lugar. Los guardias deambulaban de a dos; haciendo un mini paseo por la zona cada 45 minutos. En la esquina, el diariero que se encontraba en su puesto, era el único testigo aunque el problema de baja visión con el que cargaba; no le presentaba un problema ya que solo le mostraba manchones de …
7 meneos
254 clics

Dulce obsesión, maldito deseo

Habían hablado mucho de este momento, pero eso no lo hacía más sencillo.     A veces pensaba que estaba loca. Con más de 40 años y comportándose como una quinceañera. O quizá fuese por eso.     Cada vez que lo pensaba le encontraba menos sentido. Pero le daba igual. ¿volverse loca por un chico al que no veía en 30 años? Si lo hubiese visto en una telenovela se hubiera reído. Ahora que le había pasado a ella no era tan divertido, pero sí era igual de …
3 meneos
227 clics

Femto-Relato

Puerros.
4 meneos
133 clics

Los pistachos

“Nunca fui capaz de comerme un solo pistacho” pensaba mientras observaba a los doce niños-hombre formados frente a él sudorosos y con cara agria, podría decirse sin duda que ninguno de esos trece hombres deseaban estar ahí, el otro, el número catorce en este escenario sí disfrutaba estando donde estaba, se podía leer su orgullo sin esfuerzo alguno en su mirada brillante, los ojos abiertos gozando de cuanto veía, el cuerpo alerta, abierto, y su sonrisa perfecta, el Almirante estaba convencido de su labor, sin duda. …
10 meneos
209 clics

El gusanito con miedo a las alturas

Érase una vez un gusanito que vivía en un agujero en la rama más alta de un gran árbol. Este gusanito tenía un miedo terrible a caerse desde tan alto, por lo que sólo salía del agujero para comer alguna hoja y volver rápidamente a su escondite. Un buen día, cuando estaba comiendo, una ráfaga de viento lo tiró de la rama. El pobre gusanito caía y caía sin parar mientras veía aterrado cómo el suelo se iba acercando cada vez más rápido, cuando de repente, un …
3 meneos
112 clics

Relato de mierda

Registró la montaña de basura... nada especial para alguien falto de experiencia, pero esa inmensa pila de deshechos orgánicos tenía todo lo que podía soñar y más. No encontraría un regalo mejor en ningún otro lugar, e Igun lo sabía. Recorría aquella montaña como un niño en una tienda de caramelos, recogiendo cada pedazo casi con adoración. Despedía un hedor intenso que revolvería las tripas a cualquier otro ser y, sin embargo, lo que provocaba en nuestro amigo era una especie...
8 meneos
144 clics

Relato corto: Transcripción 31

(Transcripción 31. Diciembre del 1845. Textos garabateados en hojas sueltas y arañados en las paredes de un sótano cuya ubicación es omitida por petición de los propietarios actuales). Cada noche despierto con más frecuencia y angustia en mi pecho. El zumbido que lleva retumbando en mi cabeza varias semanas resuena cada vez con más insistencia, incluso cuando ya ha conseguido sacarme de mi sueño. Todos los intentos que hago por deshacerme de este tormento son en vano. Mañana iré a visitar de nuevo al doctor. …
8 meneos
245 clics

El regreso de la serpiente

Fue prodigioso. Un día se presentó en el mundo una serpiente que hablaba con muy buenas razones y que vendía manzanas. Parecían manzanas normales pero la serpiente aseguraba que tenían algo muy especial, casi mágico: quien comiera de ellas dejaría de conocer el bien y el mal y volvería al Paraíso, sin saber si estaba desnudo o vestido, sin trabajar jamás y sin preocuparse de nada. A muchos les pareció una oferta descabellada y la apartaron de su lado con cajas destempladas, cubriéndola de...
5 meneos
96 clics

El fenómeno

Despertó con los pinceles en la mano, descansado pero inquieto. Con una paz que duraba justo lo que tardaba en atarse el nudo que lucía siempre en la garganta. Esa tarde era la inauguración de la exposición, así que trató de no desperdiciar la mañana pensando en lo que había hecho durante la noche. La cocina estaba en perfecto orden, como siempre. Se sentó a desayunar con el estómago encogido y masticó con algo de asco la insípida tostada que había preparado a toda prisa. Se quedó absorto...
4 meneos
229 clics

Joia Vanidad XIV (de fosphorito)

Ocurrió hace más de un año, aunque el prólogo sucedió, creo, hace casi tres. Conocí­ al suizo un dí­a que andaba tomando fotos a lo bruto, sin mostrar respeto alguno hací­a las personas que fotografiaba. Se lo dije, se molestó y nos caí­mos mal. Por la noche me lo encontré en el bar de gringos e inició él el acercamiento. Tras una disculpa, mutua, y una cerveza, volvimos a comenzar desde cero. Hablamos y bebimos, bastante, hasta que nos echaron del bar porque ya lo cerraban. Sin …
6 meneos
187 clics

Akial. Los dos lados de un encuentro

I Observatorio Espacial de Pasadena Mirar ocho horas al día la pantalla de un radar es un trabajo para gente con paciencia. Y si el radar no está enfocado hacia el cielo o el océano, sino hacia el espacio, entonces se necesitan personas con una fe sobrehumana en su tarea. John Hitch era uno de ellos. Llevaba cuatro años en el puesto y aún recordaba con deleite el día en que un cometa errante penetró en el área monitorizada. A partir de aquel instante comenzaron once semanas de …
8 meneos
220 clics

El viejo y el chubasquero amarillo

«Recuerdo el primer día en el que le vi como si fuese ayer. La climatología era agradable ―algo no muy habitual en Londres en esa época del año―, así que aproveché para salir con tiempo de casa, y airearme un poco antes de ir a ver a mi psicóloga. Decidí dar un paseo por el parque junto a la consulta ―no porque me gustase pasear, sino porque me habían prescrito sol y el aire fresco para ayudarme …
3 meneos
189 clics

Joia vanidad I (de Areopago)

Tenía tanto frío que perfectamente podría haberme convertido en un carámbano de hielo gigante y así, prendido de un canalón desgastado por el agua, el hielo y el viento, estaría colgando esperando que el sol de la mañana comenzara a derretirme, gota a gota, haciéndome repiquetear sobre la piedra hasta que dejara definitivamente de ser. Pero eso no iba a sucederme. En realidad antes de que ocurriera nada alguien se iba a apiadar de mí y me abriría la puerta de la cabaña. Dentro, tras los …
13 meneos
329 clics

Chiken bus extreme experience (de fosphorito)

(Este es un email que escribí a mis colegas durante mi primer año en Guatemala, en el lejano 2003. Las referencias que utilizo, por lo tanto, son de aquel entonces. Los autobuses de los que hablo deben seguir todos en ruta a día de hoy) Al principio siempre te preguntas como es posible que la gente consiga dormirse a bordo de una camioneta en Guatemala. Llegas a creer que toman algún tipo de droga narcótica pues, tan sólo a alguien inflado de anestésicos le es, según tu cabal y primer criterio, posible dormir …
6 meneos
203 clics

Joia Vanidad I (de loscuentos.net)

Adormilado me abrazo a ti y me dejo llevar por el sueño. No quiero que el tiempo transcurra, ojalá pudiera eternizar éste ahora. Despierto, y por un momento no se donde estoy. Luego miro hacía afuera, a través de la ventanilla, y me doy cuenta de que realmente no se donde estoy. Un arcén polvoriento de una carretera secundaria. El sol cae a plomo sobre todo lo que está a la vista. Íbamos camino a Pilón, un lugar que no conozco y al que, extrañamente, comienzo a tener la …
3 meneos
33 clics

Los relojes de Dalí

Traducción del relato corto de Dave Hutchinson, Dalí's Clocks
4 meneos
141 clics

Joia Vanidad II (del Fosphorito)

(Llevo años sin escribir relatos pero dado que me gusta la idea de los subs y entre otros sigo con cariño éste, he decidio recuperar algún relato viejuno mío y subirlo aquí. Gracias por leerlo. Si gusta iré colgando alguno más de entre lo antiguo. Los títulos de los relatos nunca tienen que ver con el relato en sí. Simplemente van enumerados y explican en que web se colgaron por primera vez). Respiro entrecortadamente intentando recuperarme. Otra vez se me ha vuelto a escapar. …
9 meneos
147 clics

RL Extreme

  —Recuerde: éste no es lo que usted conoce como un juego normal. Es mucho más complejo que cualquier otro juego desconocido, amateur, hypeado, casual o hardcore. Esto, se lo aseguro, está fuera de los confines habituales de cualquier otro tipo de entretenimiento moderno. Sólo has de fijarte en la máquina que hemos construido para que funcione. No importa cuán minituarizados u optimizados estén los componentes ni cuál sea su efectividad: no hemos podido hacerla más pequeña pues la potencia que …
10 meneos
247 clics

Tranvía segador

Todos contienen el aliento en la sala de control. Otra vez. Este es otro de los momentos cruciales en la segunda misión de la Planetship, la mayor nave espacial reutilizable en funcionamiento. Por todo el mundo, millones de personas llevan un buen rato siguiendo la retransmisión. Todo ha ido funcionando con la precisión de un reloj suizo. La primera fase ha sido recuperada, la extensa carga ha sido puesta en órbita. En breve, si todo sale bien, los brazos robóticos de la Planetship introducirán en su bodega el telescopio espacial Hubble, y …
5 meneos
781 clics

La Cavilación-Compulsión Sexual de Linda

Linda está tumbada en su cama. Se masturba. Acelera el ritmo y se detiene en una agitación elevando las caderas. El cuerpo se relaja y es como si el alma se elevara. Dentro de los pensamientos posteriores se imagina siendo un chico. Siente la curiosidad; la necesidad; el auto-poderío de domarse y encadenar otra masturbación. Agita la carne y siente las diferencias de sexos. El ritmo que crece sin embargo es idéntico. Al eyacular se forman estrellas en el fondo negro de sus pensamientos. Relajado el cuerpo, relajada la mente, se encuentra de frente a …
5 meneos
124 clics

Tú, Sísifo

En la vida hay seres como Sísifo, condenados a repetir una y otra vez la misma tarea estéril; quizá el trabajo de otros, para otros. Los hay como los buitres que lo acechan, esperando sin concepto de paciencia (o bajo un nuevo concepto de la misma), donde algunos ya han logrado escarbar y vivir de las tripas de otros seres. Y están los dioses, que observan fríos o dominan por costumbre. Lanzan rayos de inercia y su voz resuena con un eco tan potente como escurridizo. Si permanece, mancilla el alma para siempre, tanto la propia como …
6 meneos
157 clics

Micro: El Mundo no lo Ve

Quedaba expuesto en la pared el puzle de mil piezas. La imagen, unas letras blancas sobre fondo negro indicando "Todo es Mentira". La gente pasaba y observaba. Se alejaba, parándose a apreciar durante el mismo tiempo lo que les distrajera, ya fuera una mancha contorneada sobre la pared. "¿Qué no lo ven?", decía un espontáneo. "¿Qué no veis la magnificencia de ese puzle?", insistía espantado. Había gente que lo miraba y entonces insistía en apreciar el puzle: mil piezas representando letras blancas …
3 meneos
185 clics

Deseo Contar mi Historia

El Inicio Fui un desastre con las mujeres, y esa clase de retos atraen al destino. Llegué a conocer una buena lista, y fue en la primera, cual Enrique VIII, que ya se me había brindado el verdadero amor. Aún no estábamos preparados, y hubo que dar una gran vuelta de acontecimientos y circunstancias para consolidarnos. La conocí de adolescente. Sabía quién era porque de niño había ido al mismo …
3 meneos
144 clics

Artes de la Bibliomancia

La bibliomancia es el arte de la adivinación mediante los libros. Se formula la pregunta como en el tarot y, dejando pasar las páginas sin mirar, se escoge con el dedo una página al azar. La primera línea o el primer párrafo servirán para la consulta. El método se puede usar con el viento o dejando caer el libro para mostrar la página. Cuanto más aleatorio sea, mejor. —Oh, pitonisa Suda, ¿ella me sigue queriendo? —¿Cuántos años dice que ya lo dejaron? —Por …
« anterior123

menéame