edición general

Así serán las nuevas normas en todo el país desde este fin de semana: consulta todas las medidas de la alarma

#7 ¿Por qué debo limitarme yo, en mi tiempo libre, si para ganarme el pan debo ponerme en riesgo innecesariamente? Cierto es que cuanto más reduzcamos el riesgo mejor, pero la indignación no me la quita nadie.

Yo he tenido suerte y he estado teletrabajando desde el principio, y tengo clarisimo que esa es la razón principal por la que puedo llevar a rajatabla las recomendaciones y mis obligaciones sobre mi vida personal. El teletrabajo hace que realmente sienta responsable de mis actos, hace que cuando salga de casa me diga "ten cuidado, porque si te contagias será ahora".

No me cabe ninguna duda de que si me hubieran obligado a volver a la oficina, mi disciplina, mi autoestima o ambas ser verían seriamente dañadas. Cuando saliera de casa para algo personal pensaría "por mucho que me esfuerce ya me habré contagiado, y ya habré contagiado a otros, esta mañana yendo al curro y estando allí" o pensaría "si yendo al curro y estando allí aún no ha pasado nada ¿qué me va a pasar ahora que solo voy a dar un paseo?" o "no puedo más, necesito relajarme, llevo todo el día con mil ojos y los nervios de punta" y mil cosas por el estilo que te van haciendo mella.

Pedir a la gente que mantenga semejante disciplina en su vida personal mientras se la pone en peligro innecesariamente obligandola a ir a la oficina es cruel, es contraproducente, manda el mensaje de que se están aprovechando de ella, que son soldados rasos en una guerra que va de salvar al "pais" pero no a ellos.

Habrá gente que incluso en estas circunstancias consiga mantener la disciplina en su vida personal, pero ¿a que coste? depresión? autoestima por los suelos? endeudamiento? rabia? impotencia?

Cruzo los dedos por seguir teletrabajando, volver a la oficina me haría polvo, y eso que la vida sedentaria también me esta pasando factura, pero por lo menos tiene un sentido y un propósito, cosa que no se puede decir de ir y volver en hora punta a una oficina repleta de gente a sentarse delante de un ordenador.

menéame