CULTURA, CIENCIA, DIVULGACIóN
159 meneos
8795 clics
La escasa higiene de Luis XIII

La escasa higiene de Luis XIII

Bien dicen que el siglo de oro fue una época un poco... sucia. Por indicios podemos comprender la escasa higiene que imperaba en el s. XVII incluso en las cortes reales europeas.

| etiquetas: higiene sexual , salud , parasitosis , siglo xvii , medicina
65 94 1 K 249
65 94 1 K 249
  1. Bueno, estamos hablando de franceses, no se yo si esto ha cambiado mucho :troll:
  2. Acerca de esto, en tiempos de su hijo Luix XIV se fue más allá en la corte de Versalles pues se estableció como señal de nobleza la "naturalidad", es decir, cagar/mear donde te pillara sin problemas ni interrumpir lo que estuvieras haciendo (despachando asuntos, comentando cotilleos con otros nobles, etc.)... nada de ir a un "aparte", excusado o demás, eso era cosa de la "plebe"... ni qué decir tiene que las habitaciones y corredores del palacio quedaban hechos unos "zorros" y había que cerrarlo 3 meses al año para "sanear" y desinfectar...

    En España el rey Felipe V intentó implantar la misma "costumbre" (atender por ejemplo asuntos de Estado mientras se aliviaba en el retrete), pero parece ser que la presión del alto clero español lo acabó disuadiendo por "indecoroso" (lo de la higiene les seguiría dando bastante igual imagino, que aquí el tema de los baños era cosa de moriscos y judaizantes y no de "cristiano viejo"...).
  3. #1 "Incluso Lope de Vega, en una carta al Duque de Sessa comentaba que un convento de Portugal tuvo que trasladarse de lugar, ya que inicialmente estaba junto a un río, donde se lavaba la ropa de los monjes, lo que provocaba que las mujeres del pueblo cercano, se quedaban preñadas con frecuencia "por beber el agua de la corriente"

    Si si claro, por beber agua del rio. Ay que excusa tan buena. Han tenido que ser unas épocas la mar de divertidas
  4. "Olor a choto en la Corte"
  5. #6 Eres el utillero del Camp Nou???
  6. En la época que nos ocupa reinaba en las ciudades un hedor apenas concebible para el hombre moderno. Las calles apestaban a estiércol, los patios interiores apestaban a orina, los huecos de las escaleras apestaban a madera podrida y excrementos de rata, las cocinas, a col podrida y grasa de carnero; los aposentos sin ventilación apestaban a polvo enmohecido; los dormitorios, a sábanas grasientas, a edredones húmedos y al
    penetrante olor dulzón de los orinales. Las chimeneas apestaban a azufre, las curtidurías, a lejías cáusticas, los mataderos, a sangre coagulada. Hombres y mujeres apestaban a sudor y a ropa sucia; en sus bocas apestaban los dientes infectados, los alientos olían a cebolla y los cuerpos, cuando ya no eran jóvenes, a queso rancio, a leche agria y a tumores malignos. Apestaban los ríos, apestaban las plazas, apestaban las iglesias y el hedor se respiraba por igual bajo los puentes y en los palacios. El campesino apestaba como el clérigo, el oficial de artesano, como la esposa del maestro; apestaba la nobleza entera y, si, incluso el rey apestaba como un animal carnicero y la reina como una cabra vieja, tanto en verano como en invierno, porque en el siglo Xviii aún no se había atajado la actividad corrosiva de las bacterias y por consiguiente no había ninguna acción humana, ni creadora ni destructora, ninguna manifestación de vida incipiente o en decadencia que no fuera acompañada de algún hedor. Y, como es natural, el hedor alcanzaba sus máximas proporciones en París, porque París era la mayor ciudad de Francia.
  7. #1 De los creadores del 'Perfume Real'.
  8. Esto de los olores es muy relativo. A día de hoy lo que nos pueda parecer apestoso en la época podría no lo era, estaban más que acostumbrados.

    Vivo en el campo y tenemos fosa séptica y riego el césped con lo que ahí se almacena. Sale líquido y algún tropezón, a veces algún gusano. No uso máscara, sólo unas botas hasta la rodilla y guantes. No me molesta, estoy muy acostumbrado al hedor. Sin embargo, si alguien pasa cerca y lo huele, se muere. Como todo es cuestión de acostumbrarse y como decía, lo que ahora nos parecería insoportable, en la época debería ser el pan de cada día.
  9. #6 te estoy leyendo mientras cago y me está pareciendo que lo desaprovecho... ¿crees que debo tirarlo al jardín?
  10. #14 Sin fosa séptica deberias cagar directamente en el jardín y dependiendo de donde estés en la escala de Bristol podría quemarte el césped en lugar de abonarlo.
  11. #21 Hostias, sí, igual que todos los campos. Pero de eso a decir que las plantan en mierda...
  12. #16 jajaja intentaré adaptar mi dieta al ph del sustrato
  13. Esos cuellos blancos de quita y pon que eran lo único que se cambiaban...
  14. #7 No, es el del Bernabéu.
  15. #5 me flipa que de verdad hicieran esas cosas, una pena no poder viajar en tiempo y verlo
  16. La moda de las pelucas era porque los piojos tenían la costumbre de ir de pelo en pelo con total impunidad.
    Y las mujeres llevaban su pañuelo por la misma razón.
  17. #6 lo echas sin tratar a cultivos de consumo humano? Y la e.coli?
  18. #8 En mi pueblo las cultivan en tierra normal
  19. #6 Las patatas se cultivan sobre mierda pura, peor que no lavarse las manos después de ir al baño es pelar una patata y seguir toqueteando el resto de la comida
  20. Hay que leerse el artículo para ver que la suciedad de aquella época era incluso por prescripción médica pues lavarse se consideraba que ablandaba la piel y abría los poros con lo que podían entrar gérmenes.....

    Me ha resultado curiosa la parte donde dice que las mujeres debían ir con cuidado de beber agua de rio o incluso de lavarse porque si un hombre se había lavado antes su semen podía estar por ahí pululando y les podía entrar bien tragando el agua o por los poros de la piel y dejarlas embarazadas.....
  21. #20 Tienes que abonarlas, en mi aldea usan purines
  22. Ya ya, las mujeres aquellas de Portugal se quedaban embarazadas porque en el río se lavaba la ropa de los monjes... nada que ver con alguna visitilla a escondidas al convento :troll:
  23. #5 gran aporte. Gracias por el dato, no lo conocía :-)
  24. #18 Estamos pobres pero aún no hemos llegado al extremo de comer césped. Sólo lo fumamos.
comentarios cerrados

menéame