ACTUALIDAD, POLITICA Y SOCIEDAD

La sorpresa que escondían las cajas de batas de Arnedo: "se nos encoge el corazón"

Pues qué queréis que os diga, a mí me emociona que tras tanto egoísmo, por más "luchas de clases", "luchas de género", y demás historias que haya, al final cuando llegan momentos como estos la gente arrima el hombro.

Sólo ver a los sanitarios, al ejército, a los voluntarios dándolo todo por gente que ni conocen, me hace un nudo en la garganta. Hay que tener mucha vocación para hacer esas cosas. Yo estoy muy tranquilo en mi casa teletrabajando mientras esta gente se mete en salas llenas de enfermos o habitaciones de residencias para ayudar a ancianos.

La poca fé que tenía en la especie humana la están restituyendo estas personas y las empresas y trabajadores que se vuelcan en esta lucha.

menéame