ACTUALIDAD, POLITICA Y SOCIEDAD

Soy mayor señores del Santander no viejo

#127 Ostia, pero eso ya son casos más excepcionales. Ahí el problemas no lo tienes en el banco, lo tienes en tu día a día. El problema de tu madre es más de dependencia y el ir al banco será la menor de sus preocupaciones (hablo desde la barra de bar). Pero la mayoría no tienen esos problemas.
#134 Como comentaba, mi madre lleva una vida autosuficiente -tiene bastante disminuida la visión, pero no es ciega-: se hace su comida, va a las tiendas a comprar, va a una cafetería con sus amigas, etc. Le cuestan las cosas más trabajo, pero se apaña porque todavía hay personas atendiendo a la gente; se cambió de banco, porque en el de ahora si le atienden personalmente y en la Caixa la estaban obligando a usar el cajero, que es lo que ella no puede; encima no le hizo mucha gracia a los de la Caixa que se cambiara. Tampoco podría ir a comprar si tuviera que utilizar los puestos automáticos que están intentando implantar las grandes superficies. Por eso, si viviéramos ya en ese futuro impersonal, mi madre tendría que estar recluida en una residencia, esperando pacientemente la muerte, desde hace al menos un par de años, cuando de momento, repito, hace vida autosuficiente. Yo no tengo nada en contra de cajeros, internet, smartphone, ni otros modernismos que a mí me facilitan enormemente la vida, lo que pido es que no se deje de lado a personas que, por sus discapacidades, no pueden adaptarse a esta despersonalización, que es de lo que trata el artículo.
Tampoco creo que eliminar totalmente el contacto personal y comunicarnos solo con máquinas, sea un bien a perseguir. Eso es una milonga neoliberal para ahorrar costes y aumentar beneficios, cuando se trata de personas corrientes, porque siempre va a haber una persona super amabilísima para atender a personas de alto poder adquisitivo, en bancos, en tiendas o donde sea.

menéame