edición general

El Rubius vs. Hacienda: "llevan tratándome como a un criminal desde el día uno"

En esto si le doy la razón a los creyentes bíblicos, los impuestos deberían ser lo más sencillo posible como el diezmo, es decir, el 10% de los ingresos y ya punto. Nada más. Fin. Ventajas: Es más fácil de declarar, es fácil de auditar y la única reforma en materia de impuesto es subir o bajar ese impuesto del diezmo.. Pero en la actualidad han creado un enredo de anzuelos tan impresionante que se requieren consultoras, ingeniería fiscal y un enorme etc.. para poder declarar y pagar impuestos.


Por otro lado, leyendo la extrema-ultra-altísima corrupción que campa a sus anchas en la política, con políticos y personalidades blindadas ante cualquier investigación, también se le quitan las ganas de la gente de tributar, porque se percibe que es robada impunemente por los políticos o malgastada en proyectos faraónicos o tirada a la basura por dar soporte a programas de pura ideología, populismo o demagogia. "Ladrón que roba a ladrón tiene 100 años de perdón", y se percibe a los políticos como ladrones.
#36

El 10% pa la iglesia, el 20% pal rey, otro 20% pal señor feudal, pagar por cruzar puentes, por ir al molino a moler y otra serie de impuestos que cascaban porque había que financiar guerras y otras chuminadas,

Siempre abra gente que añore otros tiempos, vale que la nobleza no paga, pero estos nostálgicos tienen de nobles lo que yo de guapo.

menéame