edición general

Wikiloc, la vieja ‘app’ española de rutas que se adelantó a Strava y ha despegado con la pandemia

#48 Pues las calificas mal, y así los siguientes no caen en el pronlema, que no es causado por la app, sino por sus usuarios. Evidentemente los desarrolladores no van a ir una por una a verificarlas sobre el terreno. Es como si culpas a Google porque una tienda online que has encontrado en ellos te ha estafado. Es decir, coincido con #49
#67 Considero que limitarse únicamente al hecho de "calificar mal" no resulta suficiente en este tipo de actividades y escenarios (sobre todo desde el punto de vista de la seguridad). Dado que en el caso de rutas peligrosas, eróneas, o pésimamente descritas, podría llegar a pasar mucho tiempo antes de que el peso de los negativos marcase alguna diferencia; tiempo en el cual seguirían suponiendo un peligro potencial para más de un incauto.

Teniendo en cuenta que de la veracidad de este tipo de información puede depender el evitar un extravío, una hipotermia, un hueso roto, o 'algo' más, creo que lo mínimo sería implementar algún protocolo de verificación similar al de 'Wikipedia' (por poner un ejemplo).

Si los actuales gestores de 'Wikiloc' de verdad quieren aprovechar el tirón y remontar vuelo, no les quedará más remedio que estrujarse el cerebro y mejorar mucho en ese área (verificación, fiabilidad y exactitud). Ya que de lo contrario acabarán volviendo al pozo en el que se encontraban en marzo.

C.C.: #49
#69 Es imposible que ellos controlen las rutas. Hay que leer los comentarios, y si no se es experto, no hacer una ruta poco comentada. Aparte de que no sólo es senderismo lo que hay, sino infinidad de actividades.
#70 Dar por "imposible" una cosa 'sin más' no es "estrujarse el cerebro" precisamente.

Antes de 1903 también se decía que 'volar era imposible'; y no digamos ya 'viajar a La Luna'. ... Pero hubo gente que se puso a 'pensar'.

menéame