edición general

Wikiloc, la vieja ‘app’ española de rutas que se adelantó a Strava y ha despegado con la pandemia

#9 Nunca me he visto en esa situación (nunca he emprendido) pero no tiene que ser fácil la decisión, porque al final sabes cómo acaban la mayoría de los casos en los que aceptas financiación, que los unicornios son muy pocos, y entiendo que haya gente que prefiera morir con la idea "romántica" de su empresa, completamente dirigida por ellos, siendo más pequeños y con más atención al usuario a que la empresa te la dirijan otros.
#24 Al hablar de inversión tampoco tienes que pensar en que la meta es conseguir una empresa de mil millones de euros, solo hay dos en España.

Es cierto que en el mundo startup hay mucho cretino dedicándose al cuento para forrarse, pero creo que en general no es más que una forma de hacer una empresa que crezca y ofrezca una serie de servicios.

Luego, crecerá hasta donde llegue. Quizás te compra Google. Quizás te compra la competencia. Y quizás te quedes en una empresa de medio centenar de trabajadores, rentable, estable y que ofrece un valor a sus clientes.

Yo estuve en su piel, con un producto mucho más joven y solo vi una opción, una que no me gustaba porque creo que una empresa debe vivir de lo que genera. Seis meses después llegaron dos grandes empresas tecnológicas y crearon productos que son competencia nuestra directa. Como son tan grandes, no le dedican muchos recursos y nuestro producto es mucho mejor, pero si fueramos aún 5 matados nos habrían barrido por completo.

Ojo, que es una opción magnífica si te da para vivir. Ojalá les de siempre
#37 me has dejado en ascuas... "spamea" un poco y dinos el nombre ;) o al menos de qué va tu servicio!
#44 Una especie de servicio de videoconferencia adaptado para el sector industrial.

Prefiero no decir más, nunca sabes quién te lee :-(
#37 Sí sí, estoy de acuerdo en todo lo que dices, es como casi todo en esta vida, si empiezas algo pensando que te vas a forrar, seguramente te irá fatal.

Yo lo decía más en el concepto de idea romántica, el otro día me explicaba un colega que han querido meter pasta en su empresa y la ha rechazado, ahora les va bien y seguramente con esa pasta dejarían de ser lo que él quiere que sea la empresa y pasarían a tener que hacer más lo que ese inversor quiere. Supongo que también depende mucho del tipo de inversor que encuentres y de cómo quiera invertir en tu empresa o producto.

menéame