edición general

Un salón, un bar y una clase: así contagia el fascismo

Tenían que haber llamado a los aerosoles de fascismo caralsoles

menéame