edición general

Nuevo bucolismo: Por qué soñamos con irnos a vivir al campo

Desde que entré en el mundillo de los deportes al aire libre, conocí a más y más peña que tiene un sueño en común "Vivir en el campo con los animalicos". Lo cual me llevó a la siguiente pregunta- ¿Querrán los animalicos vivir contigo? Si rascas un poco en la conversación suele aparecer la palabra "contenedor".
Por ser escaladores pasamos como hippies y eso parece lo contrario que un promotor o un cazador en términos de moralidad ecologista. Pero al fin y al cabo todos llevamos la mochila de la civilización en nuestra espalda. A veces los escaladores vamos al monte a consumir un producto, lo cogemos y nos volvemos a casa, igual que quien va a un centro comercial, en media tarde.
Y además, nuestro más puro sentimiento, es en su contenido, llevar la civilización donde todavía no ha llegado. Abrir nuevos caminos, en concreto caminos verticales. Así que moralmente estamos a la altura del betún en lo que moralismo ecologista se refiere, un poco por encima solo del promotor inmobiliario. Quizás por esa superioridad moral piensen que los animalicos sí querrán vivir con ellos. Pero yo les he preguntado y prefieren que los humanos se queden confinados en la ciudad.
Esta idea de hippies o urbanitas invasores del monte llevada al límite nos ofrece un futuro distópico donde cada metro de monte es utilizado para una vida urbana desorganizada con la caricatura de un tipo con una escopeta detrás de una valla en su caravana con un cartel que pone "No trespassing" y cuatro perretes ladradores. Lo ví en una caricatura por las redes. Mi respuesta es-Y los pueblos vacíos; con carencia de infraestructura civil.
Si hurgamos en los sentimientos que les llevan a querer "huír de la sociedad", nos encontramos un sentimiento muy típico hoy día- la misantropía. Resulta que la gente por multiples motivos evidentes, desarrollan intolerancia a la sociedad y a las personas. Porque son tantas las miserias que nos llegan y las malas historias, que las personas se desilusionan; la respuesta más simples es ¡me voy a vivir al campo! Correcto pero no tan simple.
Es una forma de intolerancia y sensibilidad a los demás y para más inri, en los pueblos la gente es muy cotilla, no apetece tener que dar explicaciones... hace una generación nuestros padres se fueron a la ciudad para disfrutar de una vida con menos complejos, sin el control del CMI (centro municipal de inteligencia) instalado en cada cerebro detrás de cada visillo con cámaras por todos lados, en los cerros vista de águila. Por eso los pueblos no encajan en un futuro ideal post urbanita. Pero mi hipótesis es que si los superas serás más fuerte con ellos que sin ellos y hoy día puedes cambiar de ambiente para disfrutar de espacios de libertad y consumo más o menos rápido, concibiendo el turismo y el ocio como ejemplos de ese consumo.
Hay buenas noticias para la vida de nuestros pueblos, la cultura antes provenía de las ciudades, es decir, los teatros, las universidades... Y los trabajos. Ahora con las redes la movida es más universal, para más complejidad tengamos en cuenta que los cambios no se producen rápido. Sino que se ven a largo plazo. Hace diez años no te podías graduar en ingeniería aeroespacial desde cualquier parte de la geografía, hoy día, si llegan los datos, sí que puedes. Por eso a medio plazo desde antes de ayer se va a venir produciendo el fenómeno al que denomino Re-Ruralización, que vamos a ir trayendo conforme crezca la texitura economica y cultural en torno a la nueva comunicación entre personas. ¡Chuparos esa lenguas con sistemas fonológicos Sajones y Francófonos! os va a costar decirlo.

menéame