edición general

Gorka Urtaran. El alcalde te escucha

#2 Claro, ahí es donde caí yo.
#3 Yo me acogería al silencio administrativo: ¿Que no te responde en un mes? Te coges una mesa y silla, te plantas en el ayuntamiento y pones tu despacho en algún cuarto que veas desocupado o poco transitado. Le sigues tuteando cuando le veas, y de aquí a seis meses como mucho, todo el mundo pensará que has estado currando allí toda la vida.

menéame