EDICIóN GENERAL

Hidalgo es reelegida con holgura como alcaldesa de París

El sistema electoral francés le da un par de vueltas al nuestro. Los acuerdos entre candidatos se tienen que realizar antes de las elecciones y los votantes saben a qué atenerse. Ello implica además que al realizarse el apoyo entre candidatos antes de las elecciones, el vencedor no está sometido al chantaje de los partidos que le han publicitado, pues el papel de los partidos se limita a eso. El cargo se lo deberá a los votantes, y no al apoyo/chantaje de unos concejales o parlamentarios de partido.
Además existe separación real de poderes, se elige en elecciones separadas por una parte al jefe del ejecutivo y por otra al representante de distrito, que se debe a su distrito y no a lo que mande el jefe del partido.

menéame