EDICIóN GENERAL

100.000 personas donan 200.000 euros para la joven española ingresada en EE UU tras quemarse los ojos

#10 Supongamos un empresario de cualquier sector excepto el de la sanidad.

El empresario sabe que la sanidad pública sale de los impuestos de todos los ciudadanos, pagando salarios, hospitales, centros médicos, etc. Por lo tanto la sanidad no sale, como las jubilaciones, de una cantidad determinada que su empresa transfiere (como si fuera un impuesto) del salario de sus trabajadores.

También sabe que cuando uno de sus trabajadores caiga enfermo o tenga un accidente en su vida particular, irá al médico o al hospital y le darán un tratamiento hasta que se recupere. Eso supone que, dependiendo del problema, no contagiará masivamente al resto de trabajadores, no estará rindiendo por debajo de lo normal porque no está bien, él no tendrá que ofrecer seguros médicos para contratar a su personal y cuando se recupere, no tendrá una deuda sanitaria que le pueda despistar de sus tareas laborales. Incluso sabe que habrá un plus inconsciente de aceptación de riesgos por las razones anteriores, no le preocupa tanto caer enfermo.

Lo mejor de todo es que también sabe que eso no es exclusivo de su empresa, esas condiciones se dan en todas las empresas. Además, las subidas de precios de los tratamientos se costean con los impuestos que pagan los ciudadanos y por tanto será el estado el que cargue con la mala prensa de tener que recaudar más, no a su costa, aunque claro, a él le pedirán subidas de sueldos, por lo que tampoco va a estar por la labor de que la sanidad pública lo cubra todo, en todas las circunstancias y con todo el personal y equipamiento imaginable.

Así que olvidémonos del maldito empresario que quiere sanidad pública. Los empresarios que no son del sector de sanidad privada no quieren la sanidad privada universal. La querrán para ellos y hasta determinado punto, hasta el de la cobertura que privadamente ellos se puedan pagar. Para el resto, les viene fenomenal la sanidad pública. Les es muy rentable.

menéame