EDICIóN GENERAL

Mil empleados de Nissan Barcelona pactan acudir a la fábrica de Nissan en Cantabria «para pararla»

Leyendo esta conversación: viva la unidad de la clase trabajadora!

Nadie ha pensado que tal vez lo que deberían hacer los trabajadores de Cantabria es poner sus barbas a remojar, es decir, unirse a sus compañeros de Barcelona. Así nos va, no hay conciencia de clase. Pero os digo: ellos, los que manejan nuestros destinos, SÍ tienen conciencia de clase. Y no vengáis ninguno a decir que no sois clase trabajadora, menos el capital, todos lo somos.

menéame